martes, 2 de agosto de 2011

NOTICIAS DEL MUNDO, NEWS OF THE WOLRD. EL MORBO QUE NO CESA



Vacaciones veraniegas
La familia Carrera, de vacaciones veraniegas en London, tenía previsto, bien temprano, visitar el Mercado de Camden Town el domingo día 24 de julio de 2011, en una agradecidísima soleada mañana londinense . Pero los grandes titulares con que abría la primera página el diario sensacionalista británico Daily Mirror, que voceaba el vendedor callejero del periódico, les hizo cambiar el itinerario a última hora.
Se iniciada la mañana, y todos los periódicos se hacían eco de la trágica noticia de que la malograda joven cantante inglesa Amy Winehouse, que había sido hallada muerta en su casa el día anterior, el sábado por la tarde.
A eso de las nueve de la mañana, la familia Carrera en pleno, Maribel, Tomás y sus cinco hijos, cruzaron veloz las calles en dirección a la casa de la cantante fallecida la tarde anterior, en el 30 de Camden Square.



“Intentaron que fuera a rehabilitación. Pero dije: no, no,no”
-No hemos podido decir no. Nos ha traído hasta aquí a todos, un poco el morbo de ver la casa de Amy Winehouse, a la gente que la rinde homenaje, los famosos y todo lo que ocurría alrededor. No solamente a mi, que tengo su misma edad y que me gustaba su música, que te llegaba enseguida y que pienso que era una de las pocas cantantes de raza blanca que cantaban el soul, un género mas propio de los de piel oscura.
Fue lo primero que dijo, a los numerosos periodista que se agolpaban delante de la casa de la cantante, nada mas llegar, la hija menor Cristina Carrera, melena al viento. Una hermosa adolescente de veintisiete años, uno sesenta y cinco de estatura, morena, de unos cincuenta y seis kilos de peso, ataviada con un fular de seda rojo al cuello, camiseta blanca picasiana de manga corta, blue jeans azules desconchados, y con sendas rayas de pintura negra en torno a sus saltones ojos negros. Marca de la casa, que singularizaba a la cantante fallecida.
-Si, si. No hemos podido decir no, no, no, como ella misma cantaba en una de sus canciones preferidas, dedicada a su padre. Hemos venido para satisfacer un poco la curiosidad, ya que estamos aquí. Apostilló la madre.
-Si. Si. Es muy triste la noticia. Que una chica así, de gran talento, muera tan joven por su adicción a las drogas, que es una enfermedad mortal y el alcohol. Puntualizó el padre.
-Si. Si. Luego nos iremos todos al Pub Hawley Arms. A tomarnos unas buenas pintas de cerveza. Y conocer el pub donde solía ir, en donde cantaba, cuando era una perfecta desconocida, cuando no la conocía nadie y trabajaba sirviendo copas detrás de la barra. Y donde cantó por última vez, en el mes de octubre de 2010. Dijo atropelladamente Alfredo, el hijo mayor.
-Si. Si. Si. Estas son las palabras que vamos a guardar y recordar todos siempre, añadió Isabel, la hija mayor.




El fatídico tunel de la Avenida Alberto Primero en Paris
-Si. Si. Si. Además nos interesan mucho las noticias de los famosos. Y solemos todos en casa, comprar y leer todas las revistas del corazón, empezando por los periódicos ingleses. Sobre todo el The News of de Wordl, que es el que mejor, y mas interesantes noticias da.
Además, hemos sido testigos también, al estar en París todos de vacaciones en esos días, del accidente de Lady Di. Mi marido y yo fui una de las numerosas personas que contemplaron desde el mirador del túnel de la Avenida Alberto Primero de París, el mortal accidente de circulación de Princesa Diana de Gales. Y una de las primeras además que, indignada, llamó rápidamente a la policía, en cuanto vi a los periodistas gráficos efectuar su trabajo, al lado de los médicos y bomberos, capturando imágenes del accidente sin parar, sin auxiliar a los heridos. Completó Maribel la madre.
-Nos encontrábamos también, casualidades del destino, formando parte del grupo de Totus Tuus, que íbamos en la caravana del Papa Juan Pablo II en Portugal. Y vimos con todo detalle el atentado frustrado al Santo Padre por el turco Ali Acca.
No hicimos fotos porque no nos lo permitieron. Pero tenemos guardados todas las portadas y todos los periódicos que dieron la noticia ese día. Dijo Tomás el padre.
-Y no nos perdemos nadie los culebrones sudamericanos y los reality show televisivos. Sobre todo el programa El Gran Hermano nos encanta. Y a todos nos gusta estar al día de la vida de los famosos. Añadió Gabriel, el mas pequeño de los hermanos.

El lector es implacable
Como se puede observar, que como lo hicieran los integrantes de la familia Carrera, son los lectores quienes libremente se precipitan a los kioscos, y disparan los índices de audiencia televisivos, exigiendo mayoritaria y masivamente este tipo de prensa amarilla. Y si los periodistas no le damos este tipo de información, nos deja en la calle y sin trabajo.
Baste un par de datos: News of The World, el diario mas sensacionalista del Reino
Unido, vendía nada menos, que una media de dos millones y setecientos mil de ejemplares diarios. La Cadena ultraderechista, la Fox estadounidense, cuenta con la fidelidad de tres millones y medio de teleespectadores. Y quedó bloqueado el servidor de internet, cuando alguien corrió la voz de que había una fotografía del trágico accidente de la Princesa Diana de Gales en la red, que luego se demostró era falsa.



El morbo desenfrenado
Terrible accidente el de la Princesa Diana de Gales. Pero los que no pintaban nada allí, mientras los demás estaban trabajando, los que se asomaban al túnel de la Avenida Alberto Primero de París, los que pugnaban por satisfacer su irrefrenable morbo, fueron los que denunciaron a la prensa. Y fueron incomprensiblemente detenidos varios periodistas gráficos de diversos medios, realizando su trabajo, codo a codo, junto a los bomberos y a los médicos en el lugar del accidente. Aunque dos años mas tarde del terrible accidente, la honorable Corte de Justicia Francesa, absolvió a los periodistas procesados de toda culpabilidad del accidente, al quedar probado que el conductor del automóvil iba bebido y no respetó las señales de limitación de velocidad.

La información de calidad
Se equivocan, los que creen que el cierre The News of de Wordl ha potenciado el periodismo de la información seria y veraz, escrita y televisiva. Y la información de calidad.
Nada mas lejos. En Inglaterra, el mas prestigioso diario, The Guardian, El Guardián, el que llevaba años denunciando los malos oficios de The News of de Wordl, clamando en el desierto, sin que le hicieran el menor caso, es uno de los periódicos de Reino Unido mas amenazados por los despidos
Y en España, la cadena de Informativos de 24 horas, CNN Plus en España, cierra por la falta de los necesarios televidentes.

La prensa rosa española del papel couché
Menos mal, como ya he hemos opinado con anterioridad y comentado en varios medios, europeos y allende los mares, que en nuestro país todavía mantenemos el lado amable de la noticia, y no llegamos a los índices de la agresividad de los tabloides ingleses y estadounidenses,
Excepción de la tele basura, que bate todos los records. Junto a la pulcra actitud de alguna que otra afamada firma, sin mayor escrúpulo apreciable. Y contamos con hasta algún que otro avispado programa, que ha creado personajes de ficción, de carne y hueso, para alimentar la hambruna insaciable sensacionalista.

La necesaria información al lector
Otra cosa es que en España, nos cueste tanto unirnos a la tradición europea y no se facilita información al lector, sobre la naturaleza del medio de comunicación que adquiere. Y los periódicos y revistas no facilitan la línea informativa que ofrecen.
Como en Inglaterra, en donde es habitual referirse a The Sun, o a The Daly Mirror como diarios sensacionalistas. Igual que en Alemania con el Bild.
Aunque en nuestro país, el lector distingue perfectamente cuales son los medios progresistas y cuales los conservadores, y desea comprar el medio de comunicación con el que se identifica. Y una señora o un señor, si es de izquierdas, lo que va a comprar a ser el diario El País o El Público. Y si es derechas, el diario ABC o El Mundo. Porque lo que va a leer en el diario, son las cosas que quiere oír. Y en la información que le da el medio, hay un sesgo de esa tendencia.

El sensacionalismo
Otra cuestión es el sensacionalismo, que en Europa está admitido y en España nadie quiere identificarse con él.
Aunque no quieran reconocerlo, en España contamos con programas de televisión claramente sensacionalistas. Y en la prensa existe un sensacionalismo de camuflaje, que es el peor, porque lo que se está pretendiendo es tratar de engañar al lector. Pero el día que éste se da cuenta, no te lo perdona, en cuanto descubre, que en teoría ha comprado un periódico de información general, mas o menos riguroso con la información, que le está dando sensacionalismo.



El lector sabe muy bien lo que hace
Debemos tener en cuenta, que la señora o señor que compra un medio de comunicación escrito ya tiene una opinión formada. Y se ha tomado la molestia de trasladarse a un kiosco de prensa para comprarlo, elige, introduce su mano y saca el dinero necesario de su bolsillo, lo paga. Y se está molestando por algo que le interesa. Y exige, porque sabe exactamente lo que quiere.
Y al que estás dando un producto, que ha sido montado a base de sensacionalismo, y alimentando artificialmente una información y un buen día no se lo das, es muy libre de abandonarte.
Y los lectores esperan que aquellos que le informan de la vida de otros, lo hagan con integridad. Y que no les traicionen.

El índice de audiencia
Lo mismo ocurre con el Share, el famoso índice de nivel de audiencia televisivo. El implacable medidor de televidentes, que dicen está instalado en numerosos hogares españoles, aunque yo quien esto escribe, como las meigas, no los haya visto nunca. Pero haberlos, los hay. Medidores que ponen o quitan programas desde el confortable sillón de tu casa. Cuando al final del día y cansado, enciendes la tele y con el mando a distancia seleccionas el programa deseado y contabiliza el tiempo que dedicas a tal o cual programa. Y ese implacable medidor sirve también para medir el grado de captación publicitaria, que es de lo que viven las televisiones, excepción hecha de la Televisión Española, que cuenta con sus propios recursos del Estado.

Comentaristas y jugadores del fútbol
Nadie se libra. Incluso los jóvenes jugadores de fútbol en todo el mundo, que se quedan sorprendidos del uso abusivo de su vida privada. Pero sobre todo del alcance de las declaraciones que hacen en el transcurso de su corta, pero intensa vida profesional. Porque no saben realmente que es lo que se juegan en cada encuentro. De las fuerzas oscuras se enfrentan en cada partido. Creyendo, erróneamente, que tan solo se jugaban unos puntos de la competición, negativos o positivos. Puesto que lo que realmente hay, es una serie de emociones, que han depositado no solo cada uno de los espectadores individualmente, sino como grupo de presión social, local, provincial, regional, e incluso nacional. Y esto les convierte, sin ellos pretenderlo, en el cauce de unas tremendas y oscuras fuerzas incontroladas.
Y, sorprendentemente, los periodistas encargados del deporte y los narradores de los partidos de fútbol se hayan convertido, igualmente, en certeros comentaristas de la vida sentimental y laboral de los jugadores. En vez de centrarse en el deporte. En quien conduce el balón, lo que ocurre en el campo, o en los comentarios técnicos propios del juego.
Por eso el fútbol está tan conectado con la política, la vida íntima y la sociología, que conforma el contexto general del país.





El váyase señor Zapatero
Sólo este contexto social podría explicar, cabría entender, la actual, machacona y reiterada petición de elecciones generales del Partido Popular español. Y la desconcertante acusación, de que el actual presidente del Gobierno de España no esta preparado para dirigir el país, por parte del presidente del Partido Popular, en una réplica exacta del otrora descalificatorio y mediático “váyase señor González”, referido al presidente del Gobierno de España don Felipe González.
Mensaje ya conocido y reiterado hasta la saciedad, desde el año 1991 a 1996, por el aspirante a la Presidencia de aquel tiempo del Partido Popular, el señor don José María Aznar, que se preciaba de no tener carisma, ni despertar entusiasmo, sino indiferencia.
Y por los defensores de la línea adoptada por Aznar, encabezados por el diputado Rafael Arias y por los asesores personales don Pedro Arriola y don Miguel Ángel Rodríguez.
La misma que mantiene en la actualidad el señor Rajoy con el presidente Zapatero, asesorado por don Esteban González Pons, portavoz del Partido Popular y doña Soraya Sáez de Santamaría, portavoz en el Congreso de los Diputados, que no quieren ni oír ni hablar de presentar un programa, ni mucho menos una moción de censura a Zapatero.
Sabían y saben ahora, que en ese trance, José María Aznar antes y Mariano Rajoy actualmente, tenía y tiene, que revelarse como un candidato que propone un programa eficaz y realista de gobierno que solucione la grave crisis y el paro. Y no como un esforzado castigador del hígado político de Felipe González antes y de José Luis Rodríguez Zapatero ahora.
Los asesores de Aznar primero y de Rajoy después, han llegado a la conclusión, de que el Aznar que atacó a González y el Rajoy que ataca, descalifica, acosa, pide elecciones generales e identifica a Zapatero con todos los males del país, satisface mas a la ciudadanía y gana mas votos, que el Aznar o el Rajoy candidato a la Presidencia del Gobierno. Gobierno que se ve obligado a formular medidas eficaces para acabar con la crisis, o el paro. Y con la que está cayendo, nadie va a entender a un Rajoy hablando en positivo como candidato a la Presidencia del Gobierno o en una moción de censura.
Y en este contexto, la sociedad española, le otorgó a Aznar la mayoría absoluta de Diputados en el Parlamento en las elecciones de 2000. Y le da un voto de confianza a Mariano Rajoy en las recientes elecciones locales, autonómicas y municipales de 2011.

Que llegan los Murdoch
Y en esta estamos, puesto que el señor don Jose María Aznar pertenece al Consejo de Administración de News Corporation junto a otros dieciséis miembros, cuando el imperio mediático de los Murdoc, del que si bien, el empresario Rupert Murdoc controla el cuarenta por ciento, aprovecha la voracidad convulsiva y morbosa del lector, de la necesaria imagen mediática de los políticos, de los famosos del mundo de la farándula y del miedo de los profesionales a engrosar las listas del paro. E inicia una despiadada y desenfrenada carrera de exclusivas escandalosas y corruptas, costaran lo que costaran, que precipitaron el cierre del periódico de mayor venta en el mundo.

El sometimiento, al inevitable y convulsivo poder de las ventas
Tómese sino buena nota, de los principales cover. Por citar alguno de los mayores escándalos conocidos, que alimentaron las ventas del primer diario.
En el año 1981, The News of the Wordl revela que la primera actriz, de la película Sólo para tus ojos, Caroline Cossey, del super agente británico James Bond, es en realidad un transexual. En el 2000 publica una larga lista de supuestos pedófilos. En el año 2005 se desvela una lesión de rodilla del Príncipe Guillermo. Al año siguiente, un diputado británico es acusado de mantener relaciones homosexuales con dos prostitutos de veinte años. En 2007 se detiene a un redactor del periódico por la intervención de los teléfonos de la Casa Real. En 2008 se acusa a un empresario de Fórmula 1 de haber participado en una orgía sadomasoquista. En el 2009, un escándalo sobre una relación sexual con una anciana. En 2010 sobornos en el deporte. Y un redactor admite haber sobornado a agentes de policías a cambio de información. Finalmente, en el 2011, estalla el caso de las escuchas. Y Andy Coulson, asesor de comunicación del Gobierno Inglés de David Cámeron, dimite de su cargo y se inician las primeras detenciones.

Un goteo incesante de prácticas corruptas y de llamativos escándalos
Todo comenzó cuando el 4 de julio de 2011, The Guardian reveló que News of The World había intervenido el teléfono móvil de una adolescente de 13 años, que se encontraba en paradero desconocido. Era lo que colmaba el vaso, tras años de trabajo periodístico sin mayores escrúpulos, en una práctica sistemática con miles de personas.
Y en poco menos de dos semanas, los británicos han visto cerrar un periódico que vendía casi tres millones diarios de ejemplares, de 168 años de historia. Y dimitir de sus cargos los dos responsables supremos de la policía de Scotland Yard. Y el asesor de comunicación del Gobierno Británico.

El lector es cada vez mas exigente
Cuentan los mejores cronistas ingleses, que a los británicos, cada vez mas exigentes con la información, no les importaba que su prensa sensacionalista, de la que goza de una enorme permisividad, espiara a famosos, futbolistas, políticos o miembros de la realeza. Pero que su indiferencia se convirtió en cólera, cuando se enteraron que hurgaban en el teléfono móvil de una niña desaparecida, que había sido asesinada y supuestamente violada antes de morir. Manipulando y haciendo creer a la familia que estaba viva. Y en menos de una semana, el todopoderoso Rupert Murdoch, que deseaba influir en políticos, marcando la agenda, con un medio poderoso, ofreciendo las grandes noticias del país, cambiando la cultura, es abandonado por sus lectores y tiene que despedirse.

Gracias y adiós
Ante la Cámara de los Comunes, el gran empresario de la prensa mundial, a quien le encantan los ambientes canallas, y para quien la palabra tabloide significaba inmediatez, agudeza, eficiencia, emoción y noticia en su forma mas visceral y poderosa de entretenimiento, adoptó la vieja táctica de la humildad, ante las graves acusaciones de corrupción, sobornos, de pinchazos telefónicos y la falta de escrúpulos y de ética.
Asegurando que desconocía los detalles de la gestión diaria de su periódico. Rechazando cualquier responsabilidad en el espionaje de miles de personas en Gran Bretaña.
Aunque admitiera que cerró el diario sensacionalista al sentirse avergonzado y no por razones económicas.
Finalmente, News of The Wordl , emitió un comunicado en su último número, del que editó cinco millones de ejemplares, en donde lamentaba mucho los errores cometidos y el daño causado a las personas afectadas. Y en donde el magnate de la prensa Rupert Murdoch, se despedía con escueto gracias y adiós.
(Roberto Cerecedo)

jueves, 19 de mayo de 2011

LA DEMOCRACIA REAL. EL REY DON JUAN CARLOS. UN KARATECA EN PLENA FORMA

Su  Majestad el rey Don Juan Carlos I, rompiendo una tabla
El Arte de los Rompimientos en Las Artes Marciales
Dentro de la Artes Marciales, cada karateca ve el Arte de los Rompimientos, de una forma muy personal. A unos les da miedo, otros se sienten inseguros al hacerlo, y casi todos, lo hacen de cualquier manera. E incluso, en contra de lo que puedan pensar, la mayoría de karatekas practicantes y la inmensa mayoría de federados, no quieren ni oír hablar de ello. Aunque no por ello, deje de ser una pieza esencial en su formación.

La potencia que adquiere
Porque a la Federación Española de Karate y al karateca que llega a un nivel alto de adiestramiento, le gusta poder comprobar la potencia que va adquiriendo.
Pero lo tiene que descubrir por si mismo. No en el gimnasio con sus compañeros, golpeándoles con fuerza el esternón, ni en la calle, produciendo una lesión. Sino mediante un método fiable y veraz, que no implique riesgo físico para nadie.

La plena satisfacción
En los rompimientos, el practicante de kárate encuentra plena satisfacción, viendo como un golpe de su mano, de su pie, o de cualquier otra parte del cuerpo, ha destrozado seis fornidas tablas, tres consistentes ladrillos o una barra de hielo.
Y debe hacerlo con seguridad en si mismo, potencia, depurada técnica, precisión, un control adecuado de la respiración y la liberación del Kiai. Esto es, toda la energía acumulada en un solo grito.

El Kiai
Para hacer bien el Kiai, es del todo punto imprescindible, llenar bien de aire el cuerpo. Hasta dos dedos por debajo del ombligo, dicen los grandes expertos. Hasta el punto Saika Tanden. Y que cuando esto se consigue, se suelta estrepitosamente, emitiendo un sonido contundente con el estómago y la garganta. Que lanza un grito portentoso que estremece a cualquiera.

La seguridad en uno mismo
Vean sino, en esta inigualable imagen, a Su Majestad El Rey de España, don Juan Carlos I en plena forma, efectuando una perfecta técnica de rompimiento de Shuto, con el canto de su mano derecha, de dos macizas tablas, plenamente convencido de la potencia de su golpe y de seguridad en si mismo.

Felipe Hita, campeón del mundo. Fotografía Copyright Fernando Arraz 

El rompimiento exitoso
Porque el peor enemigo de uno mismo, puede ser su propia mente.
Puesto que un incontrolado e imprevisto breve vistazo, le puede indicar a uno la dureza del material y lo difícil que va a ser romperlo. Y lo que es peor, visualizar la imagen de un golpe fallido, y no la de un rompimiento exitoso.

Técnica Yoko Geri o patada lateral. Fotografía Copyright Fernando Arraz 
Con precisión, técnica y potencia
Por lo que hay que concentrarse bien. Fijar bien la mirada en el centro del material que se desea romper. Y golpear con certera puntería en el sitio fijado. Dominando bien la técnica del golpe que vamos a efectuar. Bien sea de Shuto, con el canto externo de la mano, de Empi, técnica del codo, Haito, canto interno de la mano, Mawashi Geri, patada circular, o Yoko Geri, patada lateral.

Relajado. Con la respiración adecuada
Llenando bien los pulmones de aire. Tranquilizando la respiración. Relajado. Con la respiración adecuada. Visualizando, una y otra vez, el rompimiento perfecto conseguido.


Ochenta aniversario de la República española
Y porque hace hoy, exactamente un mes, el pasado día 14 de abril de 2011, que se cumplieron los primeros ochenta años de la proclamación de la República. La implantación de un sistema republicano de gobierno en España. Que ciertamente, trajo una sana enseñanza laica, de libertad y justicia. Y que fue interrumpido, violentamente, por el golpe militar del general Francisco Hermenegildo Teódulo Franco Bahamonde, de funesto recuerdo.

Don Santiago Carrillo
Y porque, el por aquel entonces, joven secretario general del Partido Comunista de España, don Santiago Carrillo, hoy con esa envidiable jovialidad mental nonagenaria, va y dice, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, junto al grandísimo poeta Luis García Montero y el monumental historiador e hispanista hispano irlandés Ian Gibson, en uno de los actos conmemorativos del Ochenta Aniversario de la República, que la restauración de la III República en España, sería imposible hoy.

Un sistema republicano inviable
Lo dijo sin inmutarse. Llenando bien sus pulmones de aire, tranquilizando la respiración. Con precisión, perfecta técnica y potencia precisa.
Que no veía hoy en día, en España, un sistema democrático de gobierno, distinto al actual. Al de una Monarquía Parlamentaria Constitucional, encabezado por el Rey don Juan Carlos. Que la República hoy sería inviable.

Los presidentes posibles
Puesto que, si tuviéramos una República, el primer presidente de la III República Española, añadió, posiblemente hubiera sido don Adolfo Suárez. El segundo, posiblemente don Felipe González. El tercero, matizó, posiblemente don José María Aznar. Y el cuarto, posiblemente, don José Luis Rodríguez Zapatero.
Y que con ese planteamiento, él prefería a don Juan Carlos.

Don Juan Carlos, en plena forma
Por eso al Rey, en la reciente entrega del Premio Internacional de Periodismo que lleva su nombre, organizado por la agencia estatal de noticias Efe, en la Casa de América de Madrid, le encontré muy bien.
Incluso, en el vino español y aperitivo que se sirvió a continuación, previo a la hora del almuerzo, departió distendido y alegremente con destacados periodistas, con importantes personajes de la cultura, las artes, las letras, reconocidos actores y los grandes amigos que solemos acudir anualmente al acto.

Gesto Real
Y esta vez, sorprendentemente, como ya lo hiciera con otros apreciados colegas, acompañado por el sin par y eficaz Ramón Iribarren, Director de Relaciones con los Medios de Comunicación de la Casa de Su Majestad El Rey, don Juan Carlos se acercó a mi, y con un estruendoso ¡Cerecedo!, obsequió mi espalda, con unas afectuosas, sonoras, precisas y contundentes palmadas reales.
Y lo hizo ante un nutrido grupo de compañeros y ante la gozosa, orgullosa e incrédula mirada de la conductora de los Informativos de Fin de Semana del Canal Cuatro. La entrañable, inteligente, encantadora, estilosa, hermosa y competente periodista Marta Reyero, que gentilmente me acompañaba.
Gesto real, afectuoso, con Kiai incluido, que yo le agradecí profundamente. Si bien, debo reconocer, que todo mi interior se convulsionó por momentos por el grato honor me dispensaba, pero por sobre todo, por la depurada técnica empleada, aplicada a mi espalda, junto a su precisión y potencia de consumado karateca.

Pedro Jose Ramírez no lo comparte
Pero Pedro Jose Ramírez, carente de concentración, sin llenar sus pulmones del aire necesario, relajación, precisión, y desconocimiento de técnica alguna, no comparte esta apreciación de los presentes.
Porque en el diario El Mundo que dirige, y en grandes y destacados caracteres, una redactora de Pedro José afirmó, el pasado domingo, que “La gente próxima al Rey, lo ve pálido y menos bromista,. Aunque oficialmente, añadió, el Rey está perfectamente”. Y “aunque cansado, sigue tirando del trono”.
Y lo recoge en su periódico, en el cuadernillo central, que componen las páginas de Crónica, las mas sensacionalistas, del diario de la derecha española de Pedro J. Ramírez.
Que, como conocen, lo de la jota punto, que precede al apellido Ramírez, un apellido de uso corriente en España, para los que no versados en los apellidos patronímicos familiares, es la inicial de Jose.
Y lo hace, la colaboradora de Pedro Jose, abriendo las noticias del chismorreo mas banal, baladí y oportunista. Y junto al eco de los debates televisivos de la peor prensa rosa y del papel couché.

Pedro Jose Ramírez quiere ser otra cosa
Que dice de Pedro Jose, el mayor comunicador español de nuestra historia contemporánea, Iñaki Gabilondo en su reciente libro, El fin de una época, que Pedro Jose Ramírez podría haber sido, sin lugar a dudas, uno de los mas importantes periodistas europeos de nuestro tiempo. Pero que el ha decidido ser otra cosa. Sin saber muy bien, a ciencia cierta, a que se refiere Iñaki.

La Democracia Real
Es la Democracia Real. No la de un número indeterminado de jóvenes, que con motivo de la prevista cita electoral del próximo día 22 de mayo, para la elección de Alcaldes y presidentes de Comunidades Autónomas, se han tirado a la calle, para pedir eso: Una democracia real.
Algo que no se acaba de entender. Puesto que la democracia, es el mejor de los sistemas posibles, con todas las imperfecciones posibles. Aunque haya que estar defendiéndola día a día. Desde el pueblo mas modesto, hasta la ciudad mas populosa.
A pesar de que personajes destacados de la dirección nacional del PP, digan ahora que comprenden y respetan a los manifestantes. Y que entiende que los jóvenes, la mayoría anti sistema, tomen las calles, en protesta contra los políticos, el sistema parlamentario, el poder económico y los medios de comunicación.
Y “lo llaman democracia y no lo es”, “no vale para nada votar”, o “PSOE y PP, la misma mierda es” fueran, entre otros muchos, de singular factura, dos de los lemas mas coreados por los jóvenes manifestantes.

Dibujo copyright Peridis

El Cuaderno Regio de Máximo

Por todo ello, para la próxima cita electoral, sobre todo para los indecisos, no hay nada, como leerse el certero Cuaderno Regio de Máximo.
¿Que es usted una persona conservadora, de derechas?, dice. ¿Que está frontalmente en contra de la interrupción del embarazo, en cualquiera de los supuestos que marca la Ley. Que cree que esto de los maricones y lesbianas es una cosa de vicio, que se puede curar. Que está decididamente a favor de la invasión de Irak. Que añora también la ley franquista de vagos y maleantes. Que desea una exclusiva y única enseñanza religiosa?. Añado. No lo dude, su voto es para el Partido Popular. Para el PP.
¿Que es usted todo lo contrario, y además una persona progresista, de izquierdas. Que cree firmemente, en una enseñanza laica y en los valores tradicionales de tolerancia, igualdad, democracia y libertad. Que está en contra de la guerra?. No tenga ninguna duda, su voto es para el Partido Socialista. PSOE.
¿Que se siente una persona de centro?. Amiga, amigo, vaya rápidamente al oculista.
¿Qué es Vd. más puro, mas sabio y mas terco que nadie?. Sin dudarlo tampoco, vote enseguida a Izquierda Unida. IU.

Roberto Cerecedo. Todos los derechos reservados. Queda rigurosamente prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, sin autorización expresa y por escrito del titular del copyright, bajo las sanciones establecidas en las Leyes 

martes, 15 de marzo de 2011

miércoles, 23 de febrero de 2011

AQUEL FRIO AMANECER DEL MES DE FEBRERO DE 1981

Amanecer del 24 de febrero de 1981. Fotografía copyright: Roberto Cerecedo

A aquel alto y fibroso guardia civil, que tenía ante mi, el estrés y el cansancio le podía por momentos. Se le veía fornido, con boina de campaña, barba recortada, gafas, anorak de pluma verde oliva con cremallera. E intentaba, una y otra vez, acunar fuertemente su arma reglamentaria entre sus brazos.
Pero no podía evitar, que en ocasiones, el fusil ametrallador español de asalto Cetme, se le fuera deslizando entre los guantes de lana negros, que cubrían sus manos, en aquella fría mañana del amanecer del día 24 de enero, de la intentona golpista del 23 de febrero de 1981.
Y es que toda la tarde y la noche el día anterior, había transcurrido henchido de grandes y fuertes emociones.
Porque un guardia civil con bigotes, ¡ozú, mi alma!, ¡qué miedo, gachó!, vecino mío, del barrio de Argüelles, de la calle Santa Cruz de Marcenado, 8, ¡ten vecinos para esto!, había interrumpido la sesión de investidura del Presidente del Gobierno de España, de don Leopoldo Calvo Sotelo, en el Congreso de los Diputados, ¡pistola en mano!.
-“¡Ya volvemos a las andadas. A equipararnos con una república bananera!”, había manifestado enseguida el Secretario General del Partido Comunista de España, don Santiago Carrillo Solares.

En los brazos de Morfeo
Reconozco, que el que les habla, se había quedado en casa. Y se había sumergido en el placentero sofá del salón. Y casi, sin proponérselo, pero sin ofrecer resistencia alguna, se deslizaba, progresiva y suavemente, entre los brazos cálidos de Morfeo, el dios del sueño.
Era la hora de la siesta. Y se escuchaba en la radio, el trámite del monótono y cansino balbucear del secretario primero del Congreso, don Víctor Carrascal. En lo que se esperaba, sería una rutinaria votación de Investidura de don Leopoldo Calvo Sotelo.

-Don Carlos Navarrete Merino.
-No-. Contesta el Diputado, desde su escaño, a la pregunta.
-Don Manuel Núñez Encabo.
-No-. Contesta el Diputado.

Cuando, de improviso, la Cadena Ser, emitió un fuerte golpe, seguido de un llamativo alboroto.
Luego, una voz que grita alto y claro: ¡Quieto todo el mundo!
(Véase Archivo del Blog: Memorias de un Golpista II)
Instintivamente, salté del sofá del salón, como un resorte, en busca de mi equipo fotográfico, mi bufanda roja y el chaquetón marrón de cuero.
Por esos días, eran continuos los rumores de intentos de un golpe de Estado propiciado por militares golpistas, nostálgicos del general Francisco Franco.

Han matado a todos los parlamentarios
Salía precipitadamente por la puerta, cuando la radio vomitó una estruendosa e interminable ráfaga de metralleta.
-¡Han matado a todos los parlamentarios. Los han asesinado a todos!, fue lo primero que grité.
En la calle, paré el primer taxi que divisé y bajamos, calle abajo por San Bernardo, para a la altura del Ministerio de Justicia, torcer a la izquierda por la calle de la Luna. Y luego a la derecha, frente al edificio de Telefónica. Para después bajar por la calle de la Montera, hábitat de las mujeres del buen vivir.
Siempre he creído que las prostitutas son una institución necesaria. Indispensable.
Estoy frontalmente en contra de la esclavitud. Pero no contra la libre elección de la mujer de trabajar con el cuerpo.
Porque nadie tiene en cuenta, que hay una gran parte de la población de hombres, morbo aparte, que no es querida por las mujeres.
Gente incapaz de provocar ningún deseo: Los marginados, los desgraciados, los lisiados, los inútiles, los enfermos, los tímidos.
Es maravilloso entonces, como una grandiosa bendición caída del cielo, que existan grandes samaritanas, que les hagan disfrutar.
Eso mismo debió pensar también, aquel guardia civil con bigotes. Mi vecino el ex teniente coronel Antonio Tejero Molina. Que no provocaba ningún deseo. Cuando ordenó cuerpo a tierra a los diputados: “Al suelo. Al suelo todo el mundo”. Mientras las metralletas y los subfusiles vomitaban balas sobre sus cabezas.
Y cuando mantuvo los mantuvo contra el suelo del Parlamento, junto a sus escoltas y al cuerpo de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Aquella tarde, del martes 23 de febrero de 1981.

El sueño enamorado
Que dicen sus compañeros de vivienda, que mi vecino, después de haber sido expulsado del ejército sin honor, tras la asonada militar y cumplir una larga condena, no atiende el teléfono. Sobre todo en estos días. Que no para de sonar con insistencia para solicitarle entrevistas. Que no es que no lo coja por timidez, sino porque lo tiene a nombre de su mujer, Carmen Díaz Pereira.
Pero que se les puede ver juntos por los alrededores de la finca, dando largos paseos matinales. Sobre todo los sábados por la mañana. Que van cogidos de la mano. Entrelazadas sus manos. Enamorados. ¡Como el primer día!.
Que recorren habitualmente las calles de Alberto Aguilera, Vallehermoso, Meléndez Valdés, Arapiles, Magallanes, San Bernardo, para atravesar la Glorieta de Ruiz Jiménez y pasar por delante de la ilustre Casa de Asturias, antes de torcer a su derecha y entrar de nuevo a refugiarse en el portal de su casa, de la calle de Santa Cruz de Marcenado. Una lujosa y amplia vivienda, cedida por el Ejército Español.
Así, paso a paso, sábado tras sábado y algún que otro domingo soleado.

Sin importarle, que últimamente digan de él, que le hayan visto trasladarse en metro con cierta frecuencia, a no se sabe bien que ciertos lugares. Sin rumbo conocido. Siempre cohibido, silencioso, tímido, marginado, sin utilidad.
Lejos, quedan ya, aquellos sueños de sus adoradas montañas nevadas, con las banderas al viento, con los brazos en alto. ¡Qué tiempos aquellos!. ¡Qué diferente, cuando pistola en mano hizo temblar al Estado!.
Pero el sueño que albergaba en su cabeza, como todos los grandes sueños, tan solo había durado media tarde y una noche. Hasta el amanecer. Por lo que sueño es ya. Pero sueño enamorado.

No vamos a poder pasar

El taxista, que prontamente me trasladaba al Congreso de los Diputados, en cuanto divisó la populosa plaza de la Puerta del Sol, me comentó:
-Aquí pasa algo. Hay follón de gente en la plaza impresionante. Voy a tener que dejarle aquí. No vamos a poder pasar.
-Han dado un golpe de Estado. Le respondí preocupado.
-¡Ahí va! Y yo sin mi mujer, solo, con la nevera vacía, y el pasaporte caducado. En cuanto le deje, doy la vuelta y paso por el mercado de la esquina, antes de refugiarme en mi casa.
Por mi cabeza pasó, como en un rápido flash back, lo que había ocurrido en la Guinea del dictador Macías, la Chile y la Argentina de los sanguinarios Pinochet y Videla.
Y guardaba, celosamente en mi memoria, la película de la Revolución de los Claveles portuguesa del 25 de abril.
Las imágenes de los militares agachados, apostados en cada esquina, rodeando los cuarteles, mientras la gente de a pie, ajena a la dimensión de lo que realmente sucedía, paseaban sorprendidos a su lado, mirándolos, con los carritos y las bolsas de la compra.

Déjale pasar. Es de los nuestros. Es un camarada
El traslado hasta allí había sido rápido. Y al cruzar la Puerta del Sol y entrar en la Carrera de San Jerónimo, observé que todavía permanecían en la puerta del Congreso de los Diputados, los seis autobuses con que se habían trasladado el numeroso grupo de guardias civiles de tráfico, comandados por el teniente coronel Tejero y un pequeño grupo de capitanes y tenientes afines.
Y fuera del edificio Congreso, a lo largo de la Carrera de San Jerónimo, calle abajo, discurría una pequeña hilera de miembros de la guardia civil, separados a pocos metros unos de otros.
Tenía que actuar deprisa. Hacerme pasar por uno de ellos.
Con mi cámara Nikon en una mano y el carnet de prensa en la otra, fuí tomando imágenes en exclusiva, a la vez que me fui abrazando a ellos y a todos los miembros de la tropa golpista salían a mi paso.
Gritándoles, con fingida emoción al oído, de que era un camarada. Que era de los suyos. Que les apoyaba. Con sonoras felicitaciones y gritos desaforados, de Arriba España y de que España no podía seguir como hasta ahora. Y ellos mismos, me pasaban la vez, “déjale pasar” y posaban sin ningún recato ante mi cámara.
Hasta que me di cuenta que no podía mantener por mas tiempo mi fingido papel y que contaba con las imágenes y la información necesaria. Y que había que salir pitando, antes de que me descubrieran.
Por lo que me dirigí, prontamente, a la plaza de Las Cortes, y salir por la calle de El Prado.

El hombre de la gabardina
En todos los golpes de Estado, siempre aparece la figura de un civil, vestido con una gabardina de color claro, que pulula por los alrededores, acompañado por un pequeño grupo de hombres armados hasta los dientes, que al verme, enseguida me rodearon.
Pretendí continuar con el mismo teatro, haciéndome pasar por uno de los suyos.
Pero el hombre de la gabardina, con gran frialdad, actitud chulesca y la cabeza erguida, me indicó que sería mejor no siguiera por ese camino. Les llegué a decir, incluso, que la cartera con el poco dinero que llevaba, la tenía en mi bolsillo izquierdo.
-No. No. Sabes que no vamos por ahí. Nos vas a dar todos los carretes de película con las fotos. Me dijo sin inmutarse, mientras sus compañeros me arrinconaban con sus pistolas y metralletas contra el muro de la plaza.

El metsuke frente al nerviosismo
La aptitud serena y estable, en medio del nerviosismo del desagradable e inesperado encuentro, el Metsuke, me permitió llegar a la comprensión de El Zanshin, de La Vigilancia. (Véase archivo del Blog: Karate ni sente Nansi. No hay primer golpe en el karate). Y así fue como pude mantener la calma y los reflejos a punto. Sin que me temblaran las piernas.
Eso me salvó, de que a alguien, pudiera disparársele las numerosas armas de fuego que portaban, que apretaban con decisión contra mis costillas flotantes, contra el hígado, el bazo, frente a mi palpitante corazón. Mientras, sin que pudiera evitarlo, el hombre de la gabardina destrozaba, con su dedo índice, la cortinilla de mi cámara fotográfica y velaba todos los rollos impresionados, exponiéndolos a la luz. Luego lo intentó con algunos de los carretes sin impresionar.
-Esos son carretes vírgenes. Están sin impresionar. Alegué en mi defensa.
-Es igual. Es igual. Esos también. No te muevas.

¿Amigos o enemigos?
-¿Le damos ya a éste el tiro de gracia jefe? .
-Espera un momento. A que todo esté algo mas tranquilo.
En esto, un coche ranchera de la policía nacional, las populares lecheras, entró despacio por la callé de El Prado, con varios números en su interior y la radio a todo volumen.
-Tenemos frente a nosotros, en la plaza de Las Cortes, en la intersección con la calle de El Prado a un grupo indeterminado de civiles armados y a un fotógrafo. Comunicaron por radio.
-¿Son amigos o enemigos?. Le contestó una voz al otro lado.
-No lo sabemos. ¿Qué hacemos?
Con determinación, aprovechando el desconcierto, me lancé contra el capó del coche de la policía nacional, con los brazos en alto y dando grandes voces: -¡Soy periodista. Soy periodista!.
Eso hizo que el siniestro hombre de la gabardina y sus secuaces, desaparecieran rápidamente calle arriba. Y yo me dirigiera después al hotel Palace, una manzana mas abajo. Que fue el cuartel general del Gobierno Provisional de Subsecretarios y punto de encuentro de los periodistas.

Una mañana fría
La mañana del 24 de febrero amaneció temprano. Y una visible lengua espesa, calina, blancura y fría, que se asomaba desde la Puerta del Sol, dejó entreveer la salida de la fuerza ocupante, que se descolgaba por las ventanas, para entregarse pacíficamente a sus compañeros de armas. Primero les daban la metralleta. Que éstos recogían, para devolvérsela sorpresivamente después, una vez que había saltado desde la ventana a la calle.
Tras ellos y por la puerta principal, comenzaron a salir los escoltas. Y luego los diputados.
Yo no dejé de disparé varias veces mi cámara, en aquel amanecer frío, de la intentona golpista de mi vecino, Antonio Tejero Molina, del día 23 de febrero de 1981.