viernes, 16 de octubre de 2015

NUEVOS SÍMBOLOS PARA NUEVOS DRAMAS

Dibujo ©  Andrés Rábago. El Roto. Diario El País
 


Tan solo un par de segundos
Hace ya algunos años, al periodista gráfico  vietnamita Huynh “Nick” Cong, de la agencia de noticias estadounidense Associated Press, tan solo le bastaron un par de segundos, una fuerte vocación, enorme concentración, un sentido innato de la información, un acusado sentido de la composición, años de formación, grandes dosis de paciencia, capacidad de sacrificio y muchos años de oficio a sus espaldas,  para capturar la imagen que le valió el premio, dicen, mas prestigioso del mundo: El Premio Pulitzer de Periodismo. 
Y la protagonista de la imagen, la joven niña vietnamita Kim Phuc huyendo desnuda, despavorida, abrasada por el Napalm estadounidense, por la Autopista Uno de Saigón, la capital de Viet Nam, se convirtió en un drama poderoso con el poder trabajar por la Paz.
Y detrás de esta información cruda, pero no por ello menos real, de esta instantánea capturada en el caos de una guerra, habita todo un símbolo: El de una nueva víctima de la barbarie humana.

 
Un grito desgarrador
Dicen, que instantes antes, la pequeña Kim escuchó el grito desgarrador de advertencia de un soldado estadounidense:
¡Tenemos  que desalojar este lugar! ¡Bombardearán con Napalm y estaremos enseguida todos muertos! Y que, segundos después, la pequeña Kim escuchó un  enorme estruendo mientras los aviones estadounidenses dejaban caer el Napalm devastador. Y los árboles  vietnamitas se convirtieron en enormes antorchas, y que la pequeña Kim notó un calor infernal y vio como a cada estallido, las bombas vomitaban enormes llamaradas anaranjadas en todas las direcciones. Y que lloró de pavor, dolor y miedo al sentir las llamas que le derretían sus ropas y quemaban su cuerpo, mientras corría despavorida por la autopista antes de perder el conocimiento y caer desmayada.





Kim Phuc. Niña vietnamita abrasada por el Napalm estadounidense
Foto © Huynh “Nick” Cong. Associated Press


El visor de la cámara empañado por el dolor 
Tampoco Nick, el periodista gráfico vietnamita pudo evitar el llorar y que el visor de su cámara se  empañara de dolor mientras capturaba la imagen. Y cuando tomó a Kim entre sus brazos al llevarla al hospital. Y cuando regresó a la corresponsalía de la Agencia de Prensa Associated Press en Saigón, y revelar sus rollos Kodak Tri X y ver surgir la imagen de una niña desnuda en blanco y negro abrasada por las llamas. Porque temía, que la imagen que había tomado de Kim Phuc, fuera rechazada por la estricta política de la Agencia estadounidense contra la crudeza de las imágenes y los cuerpos desnudos.
Pero, el veterano editor gráfico de la Agencia en Viet Nam, Horst Faas, la vio y supo que era una fotografía extraordinaria de gran composición y enorme contenido periodístico. Y  su valor informativo y su calidad fotográfica hicieron que Associated Press la distribuyera y eso permitió que fuera publicada en la mayoría de los Medios de Información de todo el mundo.


El niño sirio Aylan Kurdi yace en la playa turca de Burnu.
   Foto © Nilüfer Demir. Agencia Dogan




Un niki rojo de manga corta y un pantalón corto azul marino
Ahora, de nuevo, después de aquella  cruda imagen de la niña vietnamita, de los niños famélicos de Biafra o de Somalia, del apartheid, de la cruel violencia israelita en los territorios ocupados palestinos, una nueva imagen nos convulsiona: La del niño sirio Aylan Kurdi, de tan solo tres años, con su pequeño niki rojo de manga corta y su pequeño pantalón corto azul marino, tendido sin vida en la arena, en la orilla del mar de la turística playa turca de Burnu.
Una nueva imagen, que se ha convertido en un nuevo símbolo del drama de los refugiados que huyen de la guerra, que nos provoca un enorme sobresalto y desasosiego, no exento de enormes controversias y emociones fuertes.

Una imagen vale más que mil ahogados
Y los periodistas literarios, radiofónicos y contertulios de los medios de comunicación tratan inútilmente de ordenar las palabras y buscar alguna explicación convincente al poderoso impacto del lenguaje visual de la imagen. Una imagen vale más que mil palabras. Se justifican.
Pero el inteligente, genial y creativo humorista gráfico, mejor amigo, Andrés Rábago, El Roto de el Diario El País, viene a poner luz y dispara certero: Una imagen vale más que mil ahogados.

Los periodistas gráficos suministran evidencia
La fotografía, el componente principal del periodismo gráfico, es un elemento fundamental  en la información y el conocimiento, pues responde al interés por lo inmediato y accesible que caracteriza a nuestro tiempo. Porque los periodistas gráficos suministran evidencia. Algo que nos han contado o sabemos de oídas, parece incuestionable cuando lo visualizamos en una fotografía. Por eso, en el Periodismo Gráfico, no es de recibo la manipulación digital como nos lo recuerdan diariamente  los Editores Gráficos y los profesionales. Y como en las guerras, en la barbarie de la vida cotidiana caen las máscaras, no hay tabúes, ni existen las hipocresías. Y el impacto poderoso del lenguaje fotográfico, a veces doloroso, llega  por igual al arquitecto, que al camionero, al médico, al taxista, al abogado, o al empresario dueño de una gran empresa.

El impacto visual de la imagen
Antes, después y ahora, nos han llenado de dolor poderosas imágenes de la crudeza de la guerra o de niños famélicos en Biafra y en Somalia. De otros momentos de libertad rotos a fuerza de horribles machetazos por el apartheid,  en los muros de la vergüenza. O en la destrucción indiscriminada y masiva de casas, aldeas, pueblos o ciudades enteras, propiciada por la fuerza de los buldózer o de las armas de última generación del ejército israelí con que son asesinados diariamente los ciudadanos palestinos en los territorios ocupado.



 

Un lenguaje directo y accesible sin codificar
En la palabra, en el lenguaje escrito, se puede comprobar hasta donde llega su efecto. Al contrario de la fotografía que no se sabe a ciencia cierta el efecto que produce su visión. No se puede decir con rotundidad que causa un efecto hasta aquí y esto es lo que podemos soportar. Y este raudal de emociones incontroladas no se puede codificar ni cuantificar. Y no es posible controlarla ni por las grandes multinacionales, ni por los poderosos Estados. De ahí el miedo a la toma de imágenes sin un control  establecido de antemano.

El miedo y el control de la imagen
Es mucho el tiempo transcurrido de tanta atrocidad y son muchas las muertes. Y es escandaloso el que algunos hayan tenido que ver la terrible imagen del niño Aylan Kurdi para reaccionar.  
Y los Gobiernos de todo el mundo tratan de ejercer el control sobre la imagen. No quieren que los desnuden.
Algunos incluso tratan de prohibir su publicación en los Medios de Comunicación.
En España  el partido actualmente al frente del Gobierno de la Nación, el Partido Popular, cambia la Ley para que no se permita la toma de imagen a los detenidos como ocurrió, por poner un ejemplo, con el Vicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato.
La Ley de los Populares,  lo que se ha venido en llamar La Pena del Telediario, trata de impedir la captura de imágenes a los detenidos en los Medios de Comunicación. Todo por culpa, como nos lo recordó recientemente el Presidente del Gobierno, tras perder las recientes Elecciones Autonómicas y Municipales, de la pena provocada. Del martilleo constante y continuado en los noticieros de todas las televisiones de los casos de corrupción de su partido que provoca enorme desasosiego y le hace perder elecciones.

La irrupción descontrolada de la imagen digital
Y eso, a pesar de la irrupción descontrolada de la imagen digital para su consumo masivo, producida a escala masiva.
En ese sentido, es justo alabar la firme actitud de la ciudad belga de Charleroi, que  luchó eficazmente contra la imagen adulterada y consiguió, que el periodista gráfico italiano Giovanni Troilo obtuviera la máxima pena, al ser  despojado del Premio Wordl Press Photo por manipulación manifiesta.
En el periodismo gráfico no es de recibo la manipulación de la imagen. Y cualquier tipo de tratamiento es incompatible con la veracidad  necesaria. 


  
Prueba de color de una cámara Nikon digital profesional. Foto © Revista FV



Imágenes digitalizadas
Frente a la Imagen Digital, inventada por el canadiense Willard Boyle, en el año 1995 y el Photo Shop,  por Thomas Knoll, hace ahora 25 años, la Fotografía, concebida en el año 1826 por los franceses Joseph Nièpce y  Jaques Daguerre, es garantía de objetividad por su  prestigio y carácter documental. Objetividad que fue ganada con enorme esfuerzo, enorme sacrificio, humildad, oficio y grandes dosis de veracidad informativa.
Ahora, con la llegada de las imágenes digitales los profesionales pensaban que era sinónimo de más libertad de expresión. Que iba haber más intercambio de cultura global y más igualdad.
No ha sido así. Las nuevas tecnologías, aparte de finiquitar la Industria Fotográfica y de clausurar las numerosas empresas y familias que vivían de ella y de trabajar con un ordenador, a plena luz del día y la luz encendida, trajo consigo tres grandes ventajas. La primera la inmediatez en la información, después su  acceso universal y la globalización.
Pero, dos décadas y media después, en pleno siglo XXI, las expectativas no solo no se han cumplido, sino que incluso, el  mal uso de las tecnologías digitales ha tenido efectos muy nocivos, perversos y contrarios al espíritu con el que se la recibió.      
Además, la popularización de la imagen digital y el tráfico descontrolado  de fotografías y videos por Internet sin ningún control ni protección de derechos, ha permitido desarrollar técnicas de compresión de datos nunca vistas, que permiten concentrar un brutal volumen descontrolado de información, no siempre veraz. 

Manipulación desde sus inicios     
Y por primera vez en la historia, en un  mundo globalizado, las imágenes digitales, incluidas las de uso doméstico, son tomadas artificialmente, despojadas de todo atisbo de carácter realista, informativo o documental.
Ahora las imágenes digitales nacen manipuladas. Y son entregadas tras haberse sometido a un proceso previo. Tratamiento, que con anterioridad solo estaba al alcance de unos pocos prestigiosos laboratorios profesionales o de poderosos Gobiernos de ciertos Estados, no precisamente democráticos y que ahora se encuentra al alcance de cualquiera.
Y las numerosas protestas, a favor o en contra de la manipulación del sujeto fotografiado o de hechos  de interés, están a la orden del día en todos los Medios de Comunicación escritos y audiovisuales.
Véase anteriores Artículos: La Manipulación del Lenguaje publicado el 06/06/2009, La Codificación del Lenguaje el 05/07/2009, Un Lenguaje Diferente el 06/06/2009,  El Cruento Lenguaje de los Conflictos Bélicos el 28/05/2009, Derechos de Autor el 16/06/2014 o Cómo se hace un Periodista Gráfico el 23/05/2009    

 

Cuadro de diálogo del Photoshop. Foto © Santiago Esteban

Con absoluta rotundidad
Si. Hoy en día, se puede afirmar con absoluta rotundidad, que todas las imágenes digitales han sido confeccionadas previamente antes de ser distribuidas, manipuladas y retocadas en la paleta de edición, en el peor de los casos, del Photoshop.
Y a veces, las nuevas tecnologías digitales, en su vertiente menos amable, aumentan la capacidad de engaño considerablemente al aumentar la posibilidad de manipulación.  Aunque siempre en la imagen haya algo parecido a la verdad.     
Aunque la imagen pueda distorsionar, condicionada por la manera de ver subjetiva del periodista gráfico que la capta. A pesar de los hábitos, las modas y las exigencias técnicas artísticas comerciales.
 
 

Huynh “Nick” Cong. Foto © Associated Press,


Veracidad, ética periodística y libertad
Esto es lo que debemos buscar todos y busca el profesional. Lo que buscaba Huynh “Nick” Cong.  La veracidad, la lealtad, libertad de expresión y ética profesionalidad,  en una clara y decidida apuesta por la Información Global en  el que los periodistas gráficos desarrollan su labor, y en defensa de la Democracia y Las Libertades y en pos de la verdad.
  
La noción del mundo no sería la misma
A pesar de las imágenes que en ocasiones puedan llevarnos a engaño, de la persecución moral y despiadada que sufren los periodistas gráficos que se atreven a relatar la crudeza y la desolación en la que estamos instalados, la noción veraz que tenemos del mundo, no sería la misma sin su labor. De la enorme capacidad de sus imágenes de decir la verdad.
Afortunadamente, sus imágenes no mienten y son nuevos símbolos para, a veces, nuevos dramas. Sin olvidar su  particular aportación artística y creativa.

© Roberto Cerecedo. Todos los derechos reservados. Queda rigurosamente prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, sin autorización expresa por escrito del titular del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes.
En Madrid. En la tarde noche de un apacible y chispeante lunes madrileño de inicios de otoño de 12 de octubre del año 2015. 







 

viernes, 12 de junio de 2015

LA LEY DE ENJUICIAMENTO CRIMINAL DEL PP Y LA INTIMIDAD PERSONAL Y FAMILIAR



Detención de Rodrigo Rato y Figaredo, ex director del grupo Bankia, ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, ex ministro de Economía y Hacienda y ex vicepresidente del Gobierno de España con José María Aznar. Fotografía © Bernardo Pérez.


Todo ya está dicho
Para los que hayan llegado tarde, conviene recordar aquí que todo está ya dicho y legislado, pero como nadie atiende, hay que repetirlo todo cada mañana.
La constatación de la realidad se rechaza constantemente, siempre, claro está, que no haya sido aceptada por la parte resultante, de la parte contratante, de la primera parte, como certeramente lo advirtió el añorado cómico estadounidense Groucho Marx.
Tal es así, que hace unos días, El Tribunal Supremo de España ha anulado una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que condenó a un conocido medio de comunicación por publicar en su portada la fotografía de un policía municipal.
Su imagen, ilustraba una información titulada Desalojo Violento sobre la resistencia de unos vecinos a abandonar su vivienda por orden judicial. Algo muy lamentablemente habitual en la España de nuestros días.
La Audiencia Provincial de Madrid consideró “que el periódico causó una intromisión ilegítima en el Derecho a la Propia Imagen del policía” y condenó al director del diario y a la empresa editora, a indemnizar a la demandante “por haberle causado graves daños morales”.
La Audiencia además, reprochaba al medio “no haber aplicado a la imagen las habituales técnicas distorsionadoras que impiden que fuera reconocido de manera plena, innecesaria y gratuita”.

La razonada y contundente jurisprudencia
Sin embargo, el Tribunal  Supremo que anuló la Sentencia, se apoya en una detallada, contundente y razonada jurisprudencia, en las Sentencias del propio Tribunal Supremo de los años 1984, 1985 y1986; de 1996, 1997 y 1999; de 2000, 2002, 2003; o de los años 2010, 2012, 2013 y 2014, para declarar: “Que cuando se trata de personas que ejercen un cargo público o una profesión de notoriedad, y la imagen se capta durante un acto público o en lugares abiertos al público, se excluye la protección de la imagen”.
Y que “en este caso, concurren los requisitos exigidos para que el derecho a la propia imagen ceda a favor del derecho a la información veraz y libre, en cuanto la imagen se refiere a una persona ejercitando un cargo público, en un lugar público y con ocasión de un acto público”.   
Bien por el juez. Además, añade la Resolución del Tribunal Supremo, “la policía municipal tiene la referida condición publica de manera incuestionable” y “la fotografía es veraz y con evidente transcendencia e interés público”. Para finalizar diciendo, que “en la información gráfica no hay nada desmerecedora para la policía, la cual se haya ejerciendo su profesión y cumpliendo con su deber, sin revelar una actitud violenta”.
Con ello, el Tribunal Supremo de España nos confirma, una vez más, que los periodistas gráficos y los medios de comunicación podrán capturar y reproducir fotografías de los funcionarios del Estado que actúen en lugares públicos. Y que en el periodismo gráfico no hay lugar a la manipulación informativa. Cualquier tipo de trucaje es incompatible con la veracidad que reclama el periodismo gráfico.

Portico Congreso de los Diputados

Llamada a media mañana
Ya con anterioridad, unos cuantos años antes y a media mañana, de un día armoniosamente soleado madrileño de inicios de septiembre del año 1979, me llama el Presidente del Congreso de España  a mi despacho de la Sede de la Fundación Española de la Fotografía. Entidad cultural, de iniciativa privada, creada para la promoción y desarrollo de la fotografía, de la que era su Secretario General.
Una Entidad no lucrativa, antecedente previo a lo que es hoy la Asociación de Periodistas Gráficos Europeos que presido. La primera y más importante asociación de periodistas gráficos de Europa, que agrupa a los más destacados periodistas gráficos europeos, la mayoría con altos puestos de responsabilidad en los más importantes medios de comunicación europeos. Distinguida por el Parlamento Europeo, Altas Instituciones del Estado, Parlamento Español, Gobiernos, Comunidades Autónomas, Administraciones Locales, Partidos Políticos con representación Parlamentaria, Sindicatos, y declarada por el Ministerio de la Presidencia del Gobierno de España como una de las cinco asociaciones de prensa de mayor relieve nacional e internacional.

El Proyecto de Ley
Me pongo enseguida, claro. Y agradezco enormemente al Presidente del Congreso su llamada.  Me dice que quiere verme para recabar mi opinión acerca de la convivencia y la frontera entre la Libertad de Expresión y el Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen. Porque, me añade, va a redactarse un Proyecto de Ley, que tendrá luego que ser ratificado por el Congreso para convertirse en Ley.
Ley relativa al Derecho a la Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen, que iba a ser redactada, estudiada, debatida y votada por sus Señorías en la Primera Legislatura en la Cámara del Congreso de los Diputados de España, órgano máximo legislativo.  Y que le gustaría conocer mi postura al respecto.
Le contesto obviamente afirmativamente y me recibe en su despacho de la Presidencia del Congreso algunos días después.
Previamente, convoco al Patronato de la Fundación Española de la Fotografía, integrada por destacados profesionales, excelentes personas, la mayoría con altos puestos de responsabilidad en los más importantes  medios de comunicación españoles. Entre ellos Raúl Cancio, El País; Manuel Falces, Centro Nacional de Fotografía; Joan Fontcuberta, fotógrafo creativo; Germán Gallego, Revista Interviú;  Miguel Gómez, Grupo 16; Manuel López, Revista Foto. Cesar Lucas, Grupo Z; Ricardo Martín, de la Revista Tiempo; o Juan Santiso, del Diario Pueblo.


© Comisión Pro Libertad de Expresión

La opinión del colectivo profesional
Al pleno del Patronato de la Fundación Española de la Fotografía, nos gratifica profundamente, que el presidente del  máximo Órgano Legislativo español y el segundo poder del Estado,  tenga en cuenta la opinión del colectivo profesional. Y coincidimos todos en que conviene transmitirle que:
-La intimidad personal y familiar se inicia y se acaba en el domicilio de cada cual.
-Se antepondrá siempre la veracidad informativa y el derecho a la información a la intimidad personal, cuando ésta sea noticiosa y de interés público.
-O cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad pública.
-Cuando la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.
-Y por supuesto, los funcionarios del Estado: la policía, los cuerpos de seguridad, o los diputados, por desarrollar una actividad pública deberían acostumbrarse a que se les hicieran fotografías.
-No cabe por ello el pensar que hay miedo a la imagen.
-Y que puedan producirse detenciones y no digamos malos tratos, no puede partir de las propias  Fuerzas Orden Público de quienes depende nuestra seguridad.

El Texto Constitucional
A tal efecto, trasladamos  esta opinión colectiva al Presidente del Congreso, basada en el Derecho Común y en el Artículo 18-1 de la Constitución, referente a los Derechos al Honor a la Intimidad Personal  y Familiar y a la Propia Imagen, que tienen rango de fundamentales.
Que hasta tal punto aparecen realzados en el Texto  Constitucional estos derechos, que el Artículo 20  de nuestra Constitución dispone, que el respeto a tales derechos, constituya un límite al ejercicio   y  al Derecho de Libertad  de Expresión e Información, que el propio precepto reconoce y protege con el mismo carácter de fundamentales. Y a tenor de este Artículo de nuestra Constitución y en virtud del principio de garantía general de tales derechos, es por lo que obviamente se deberá constituir la finalidad del Proyecto referido a la Intimidad Personal.

 
Ejemplar Constitución Española, refrendada por los ciudadanos.


Así lo refleja la Constitución Española, en su Artículo 20:
1-Se reconocen y protegen los derechos:
a/ A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
b/ A la reproducción y creación literaria, artística, científica y técnica.
c/ A la libertad de Cátedra.
d/ A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.
2-El ejercicio de estos derechos no pueden restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

Con nuestro profundo agradecimiento
Trasladado este borrador de ideas, sobre el  Derecho a la Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen, al Presidente del Congreso, en la que fue una cordial, fructífera, amena y amigable entrevista. Y le hago llegar nuestro más sincero y profundo agradecimiento a que se tuviera en cuenta nuestra opinión.
El Proyecto de Ley y posteriormente La Ley, con los consiguientes matices técnicos y legislativos oportunos, fue aprobado en el Congreso de los Diputados por sus Señorías el día 11 de diciembre del año 1979 y el día 2 de abril del año 1982 respectivamente. Y fueron publicados sucesivamente en el Boletín Oficial del Estado el día 11 de diciembre de 1979 y  el día 14 de mayo de 1982. Y quedamos todos gratamente sorprendidos y doblemente satisfechos y honrados a que se nos hubiera tomado en consideración nuestras opiniones.

Los límites de la intimidad personal y familiar
Sobre todo, el que sus señorías tuvieran a bien atender  algunas de las inquietudes del colectivo profesional, como el que se autoricen expresamente determinadas entradas en el ámbito de la intimidad que no pueden ser reputadas como ilegítimas.
Tal y como recoge en la actualidad la redacción del Artículo 8, Apartado 2º en particular, referido al derecho a la propia imagen:
“El derecho a la propia imagen no impedirá su captación, reproducción o publicación por cualquier medio, cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público”. 
 
Comparecencia de Jordi Pujol, ex presidente de la Generalitat de Catalunya. Fotografía © Diari de Catalunya


La Pena del Telediario
Y por aquí, es por donde viene el lío. Porque  ahora, al actual Gobierno conservador  español sustentado en el Partido Popular, al que el pueblo español le ha otorgado la mayoría absoluta en el Congreso de Diputados, certeramente impulsado por controvertidas fuerzas vivas internas a las que me referiré mas adelante, no les convence esta redacción de la Ley de abril de 1982. Y el criterio último para permitir tomar imágenes de hechos veraces y noticiosos, como la magnífica fotografía del ex vicepresidente del Gobierno de España que abre este artículo,  no es para ellos un buen ejercicio profesional, ni un derecho de los ciudadanos a estar bien informados, de cara a las elecciones generales previstas a la Presidencia del Gobierno de España del próximo mes de noviembre. Y el PP cambia la Ley para evitar que se fotografíe a sus detenidos.
El motivo: El evitar, la Pena del Telediario. Es decir, la difusión de la detención en todos los informativos de televisión.  En palabras textuales del presidente Rajoy: “El martilleo, constante y continuado, de la información en las televisiones, de todos los casos de corrupción del Partido Popular, que tanto daño han hecho a mi partido. La Pena del Telediario. Y motivo por el que hemos perdido las últimas Elecciones Municipales y Autonómicas del pasado mes de mayo”.
Dándose la curiosa coincidencia, que esta información a la que se refiere y otras, en la mayoría de los casos la proporciona el propio Estado.
Llegados a este punto, de nada le ha valido al incomprendido Ministro de Justicia del Gobierno de España, mostrarse partidario de castigar a los medios de comunicación que difundan noticias obtenidas de filtraciones. O el desear que la patria oyera su tremenda aflicción: “¿Qué hacen los Medios de Comunicación delante de la casa de un diputado del Partido Popular?”. Cuando la respuesta es facilona, obvia y sencilla, señor ministro: Informar de la noticia.
Asimismo, del actual presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy dicen, el pequeño círculo de los que le conocen bien, que posee una enorme riqueza intelectual interior, pero que evita mostrarla en público. Y que si bien, se toma su tiempo y le cuesta afrontar las grandes decisiones que afectan a España, luego lo hace con gran seriedad, predisposición y entusiasmo. Para permanecer ensimismado después, enormemente satisfecho, meditando sobre su decisión, el pasado, e inmune a los cantos de sirena vengan de donde vengan. Puesto que ya se sabe su aversión a mover el actual avispero de su partido.


Un momento de quietud en un monasterio Cistercense. Fotografía © Luis Davilla

 
Prisionero de su pasado
Es penoso pero es cierto. Es así: El Partido Popular, antes Alianza Popular, que fue fundado por ex ministros y altos cargos del franquismo, sigue siendo prisionero de su pasado. Lo conoce Rajoy y lo callan sus dirigentes.
Conviene advertir de esto. Porque existen aves carroñeras, no siempre inofensivas, que quitan la legitimidad a lo ya andado, y a los buenos usos y costumbres  democráticos. A la tolerancia. A los buenos modos. Al respeto a los tiempos y a la normativa procesal en que están envueltos.
La infamia de algunos. La decisiva aportación al partido de los ultras, que mienten más que hablan y campan a sus anchas en las filas de un partido siempre en entredicho que fundó el ex ministro franquista Manuel Fraga, que nunca ha condenado al franquismo.
Todavía cuantiosos retazos nostálgicos, autoritarios,  conviven en sus filas. “La posición ultra del Partido Popular” que reveló el  prestigioso diario británico Financial Times recientemente. Y el presidente  del PP continúa haciendo oídos sordos a algunos de los suyos.
Esa gente, cada vez más numerosos, que desde las FAES y desde ciertas Comunidades Autónomas y Ayuntamientos de España, se dedican a sembrar cizaña y divisiones internas y a manchar a los demás. Los denigradores profesionales.
Parece ser que en Alianza Popular, actualmente Partido Popular, con el patrón de AP y PP Manuel Fraga al frente primero y del ex presidente José María Aznar después, el franquismo no ha sido olvidado por completo entre sus filas. Y han tenido abiertas sus puertas y han seguido importado a ciertos elementos ultras con sus valores intactos del inmovilismo más casposo y recalcitrante.
Todo esto, nos lo ha recordado certeramente, alguien tan poco sospechoso como el ex presidente del Congreso José Bono en Cuatro TV, en el Cherter de Pepa Bueno el pasado domingo día 7 de junio de 2015.

Los demás partidos han hecho sus deberes
Esto, que nos cuenta Pepe Bono, es sorprendente en la España de nuestros días. Porque no conviene olvidar que los demás partidos políticos ya han hecho sus deberes. El Partido Socialista Obrero Español PSOE, el de Felipe González y Alfonso Guerra, abandonó y renunció oficialmente al marxismo, allá por el año 1982 y entró por la puerta grande en la gran familia de la socialdemocracia. Por el mismo tiempo el Partido Comunista de España PCE, el de Dolores Ibarruri y Santiago Carrillo, aceptó la enseña nacional roja y gualda y abandonó lo que se vino a llamar la dictadura del proletariado y abrazó al Eurocomunismo y Estado. Partido actualmente integrado en Izquierda Unida. IU. Y al día de hoy, ambos partidos han renovado ha fondo sus cuadros de dirección.

La derecha española en la actualidad
Si el PSOE y IU lo han hecho, causa enorme desasosiego que el principal partido de la derecha española, el Partido Popular, es incapaz, en cambio, de revisar sus orígenes y hacer una crítica severa de la rebelión militar y de la dictadura franquista.
Esta anomalía, que José María Aznar se ha encargado de potenciar convenientemente desde la FAES,  y Esperanza Aguirre desde la Comunidad de Madrid, es una pesada losa ideológica que paraliza las supuestas potencialidades electorales del PP. Además, claro, de lo que supone envenenar los cimientos fundamentales de la tolerancia, el dialogo, la colaboración, el entendimiento y el respeto en donde se cimenta la sociedad española de nuestros días.  

La ley de Enjuiciamento Criminal. LECRIM
Para eso está esta Enmienda a la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Los más inmovilistas del PP no pierden el tiempo. La Comisión de Justicia del Congreso ha aprobado la Reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal LECRIM.
Una nueva Enmienda, equiparable a la llamada Ley Mordaza, la  nueva Ley de Protección de Seguridad Ciudadana, que impone cuantiosas multas por las manifestaciones delante de edificios públicos no autorizadas, o por difundir imágenes de policías cuando éstos están actuando en contra de los derechos de los ciudadanos.
Debo advertirles, que la Reforma propuesta por el Partido Popular PP con el único apoyo de Convergencia y Unió CIU, que ha sido aprobada, pretende, dicen, “adoptar las medidas necesarias para respetar la imagen e intimidad durante una detención y acabar así con las llamadas Penas de Telediario que sufren muchas personas antes de ser juzgadas”. Una nueva ley, dicen, que “obligará a proteger la imagen, el honor y la intimidad de los detenidos en el momento en que se practique su arresto y en los traslados posteriores”. Con la sana intención, añaden los del Partido Popular, de “asegurar el respeto a sus derechos constitucionales”.

Pero es todo lo contrario
No es así. Pretenden impulsar una reforma legal al Derecho de Informar, que han puesto el pomposo nombre de La Pena del Telediario. Y de paso, poner el silenciador a los informativos televisivos y a los periodistas gráficos.
Una propuesta aprobada por la Comisión de Justicia del Congreso, que deberá ser debatida en el Pleno del Congreso y después en el Pleno del Senado. Pero que parece muy probable, si alguien no lo remedia, que lamentablemente será aprobada por la mayoría actual de los diputados del Partido Popular de ambas Cámaras.

Las principales Asociaciones de Jueces, Policías y Periodistas se oponen
Por supuesto, prestigiosas asociaciones profesionales de periodistas, como la Asociación de Periodistas Gráficos Europeos, Corresponsales Extranjeros, Federaciones de Prensa, de Jueces por la Democracia, los Sindicatos UGT y Comisiones Obreras, destacadas asociaciones de policías,  como la Unión Federal, el Sindicato  Unificado, y el Sindicato Independiente de Policías se oponen. Y ponen el acento de que ya existe una buena Ley. “Una ley que da protección del detenido sin vulnerar la Libertad de Expresión”. Y que lo que se intenta la nueva Ley, en realidad, es ocultar a los ciudadanos la información. Puesto con la Constitución y la Actual Ley, ya se preservan los derechos a los detenidos. Y “la Constitución Española y Legislación actual ya prevé, que las detenciones se lleven a cabo de la manera que menos perjudique, criminalice al detenido y sea lo menos lesiva posible con su presunción de inocencia, sea quien sea”.

Los partidos políticos creen que es para ocultar la verdad
El resto de los partidos políticos creen, que esta Enmienda a la Ley del PP y CIU  es para ocultar la verdad. Para tratar de evitar que los ciudadanos, de todo el mundo, puedan ver  las bochornosas imágenes de miembros del Partido Popular acusados de corrupción, como la de Rodrigo Rato, en el momento de ser detenidos e introducidos en un coche policial. O las del President de Catalunya, Jordi Puyol, de CIU, presentándose en el Juzgado de Delitos Monetarios.       
De nuevo tan solo el Partido Popular y Convergencia i Unió abren la caja de los truenos. Del debate interesado, entre el Derecho a la Libertad de Información y los irrenunciables Derechos del Detenido sobre la presunción de inocencia a su intimidad personal, por muy aberrantes que sean sus delitos.
Para impedir la constante presencia de personajes públicos, la mayoría de las veces militantes de ambos partidos, que salen en los medios de comunicación al ser detenidos, con independencia de cual sea el resultado de su detención. 

Instante de una manifestación en Galicia. Fotografía © Oscar Paris
La propia imagen
Baste, el recordar aquí, que no hace mucho, las Fuerzas de Orden Público, reivindicando el derecho a su propia imagen, reprimían la labor de los periodistas gráficos que eran apaleados, insultados, con el material dañado, para posteriormente ser detenidos y conducidos a la Dirección General de Seguridad.
Hasta que una comisión de prestigiosos periodistas gráficos,  de la que formó parte el que suscribe, se reunió con el por aquel entonces Ministro del Interior y Altos Mandos de la Policía Nacional, el día 6 de febrero de 1980, para que entendieran, que este cuerpo, por desarrollar una actividad pública y una profesión de notoriedad y proyección pública, defensa de los ciudadanos,  y que la imagen se capta en un acto público o en lugares abiertos al público, la calle, debería acostumbrarse a que los periodistas gráficos les hicieran fotografías y no efectuaran detenciones, ni cupiera malos tratos. Lo entendieron. Y establecimos un convenio de colaboración.

Portada Anuario Especial Veinte Aniversario APGE. Fotografía © APGE


En el periodismo gráfico la primera baja es la Verdad 
Con razón, la Asociación de Periodistas Gráficos Europeos, APGE, que con ocasión de su Veinte Aniversario presentará su Anuario Especial a las 19:00 horas del próximo miércoles, día 17 de junio de 2015 en el Centro Cultural Blanquerna de Madrid, realizará a continuación una oportuna Mesa Redonda en torno a la Veracidad Informativa, el Respecto a la Intimidad y a la Propia Imagen, y a la Manipulación Digital. Y sobre todo, pondrá el acento en el estado extremadamente malo de la Libertad de Expresión. Y en que en el Periodismo Gráfico la Primera Baja sea siempre la Verdad.

El respeto una de sus mayores virtudes
No es lícito ocultar a los ciudadanos imágenes que son de interés general.
Y no es posible que, una y otra vez, cada día, cada mañana, haya que martillear la letra impresa del respeto a la Ley del Derecho al Honor, la Intimidad Personal y Familiar y el Derecho a la Propia Imagen. Y que la primera baja sea siempre la verdad.
Ser periodista es un compromiso con la sociedad, que requiere ser informada con veracidad y libertad.
La información del prestigioso periodista gráfico que abre este artículo, la enorme fotografía de Bernardo Pérez del diario El País de la detención del ex vicepresidente del Gobierno de España, Rodrigo Rato, debe ser reconocida y obtener el máximo reconocimiento de nuestro país. O al menos,  la concesión de Premio Pulitzer de Fotografía del año 2015.
Porque en el periodismo gráfico el respeto es una de sus mayores virtudes.

© Roberto Cerecedo. Todos los derechos reservados. Queda rigurosamente prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, sin autorización expresa por escrito del titular del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes.
En Madrid. Un tolerante, caluroso y soleado martes madrileño de primavera, de 9 de junio de 2015.  
 


miércoles, 25 de marzo de 2015

MONCHO ALPUENTE. MÚSICA, PERIODISMO, MOVIDA Y JUVENTUD

Moncho Alpuente. Foto © Europa Press

Moncho nació en la céntrica calle del Pez de Madrid, y estudió con todo tipo de curas: Agustinos, escolapios, jesuitas, salesianos, maristas, antes de cursar estudios en La Escuela de Periodismo. Y empieza a trabajar, muy pronto, a los 12 años, en la Revista SP, haciendo de chico de los recados primero y un año después de archivador.

El Archivo
Fue a pedir trabajo en todos los medios de comunicación de Madrid conocidos y se lo dieron de Archivador Fotográfico en la Revista SP. Y me cuentan, sus antiguos compañeros de redacción, que cuando deja el Archivo tardan más de año y medio en ponerlo en funcionamiento de nuevo.
-“Yo, que era la persona más desorganizada del mundo y que iba buscando un tipo de profesión que fuera lo suficientemente dispersa para poder hacerla, me colocaron en el Archivo Fotográfico. Pero allí me encontré a muy buenos compañeros. Y el Archivo Fotográfico estaba organizado de tal forma, que por ejemplo, para localizar una foto del arzobispo de Madrid Alcalá, lo tenías que buscar en la carpeta de Hechiceros Africanos. Porque allí se llevaba todo con cierto sentido del humor. Me divertí bastante”. Confirma Moncho. Su primer trabajo periodístico Lo primero que lo tocó escribir en la Revista SP fue una esquela, que dada su afición con el clero el lenguaje lo conocía bien. Y como era un chico muy joven y quería escribir lo planteaba directamente:
-“Quiero escribir de Literatura, y de Política Internacional”. De política nacional no se podía escribir, porque ya te lo envían hecho la Dictadura del General Franco. Corría el año 1967.
-“Mira chaval, le contesta el redactor jefe, tu no puedes escribir de Literatura, que la lleva el prestigioso escritor fulano. Ni de Política Internacional. De esa sección se encarga menganito, que ha estado en varias guerras, ha efectuado treinta mil viajes y habla varios idiomas”.
 -“Entonces de la Sección de Música”, contestó Moncho de corrido.
-“Bien. Nadie se ocupa de ella. Puedes entonces ocuparte de la música”, le dijo.




Las Madres del Cordero
De allí le surge su tempranera afición musical y compone la letra y la música de numerosas canciones y forma su primer grupo.
Y lo que no se podía hacer por aquel entonces en la prensa, como el tratar con cierto sentido del humor temas de contenido político, cultural o social, lo hacía a través del grupo de canción satírica Las Madres del Cordero. Nombre, que por una parte fue un homenaje al grupo estadounidense Las Madres de la Invención de Frank Zappa y por otra, a la frase célebre castellana del quid de la cuestión o la madre del cordero. Y su repertorio es de lo más variado.
Tenían una canción que se llamaba Bala Con Nosotros, en la que se impartía una lección para balar, en la que según hablaban los jefes, contestarles exactamente igual. U otras, como La Niña Tonta de Papá Rico.
Compaginaba sus estudios, en la Escuela de Periodismo, con el trabajo. Y en el tiempo libre actuaban en donde podían.
Su primera actuación fue en el País Vasco, en la capital de Vizcaya, en Bilbao. Y cuentan que los organizadores estaban contentísimos. Creían, por el nombre, que Las Madres del Cordero era un grupo de chicas. Incluso les habían reservado alojamiento en un Colegio Mayor Femenino.
Pero todo se vino abajo cuando hicieron su entrada cuatro individuos barbudos, con chupas de cuero y largas melenas. Y cuando en sus conciertos la gente gritaba justicia y libertad. Y la mayoría de sus festivales terminaban con la aparición de la brigada político social de la policía.


El Grupo de Teatro Tábano y Castañuela 70
Seguidamente Las Madres del Cordero se unen al Grupo de Teatro Tábano y forman Castañuela 70. Un maravilloso espectáculo teatral que obtiene enseguida un enorme éxito popular y permanece un mes en cartel, y con todas las entradas vendidas para dos meses consecutivos, a pesar de la férrea censura franquista, a la que se intentaba seguirle el juego en todo momento.
Tal es así, que el final del espectáculo estaba basado en esos paneles que utilizan los fotógrafos de las ferias, por donde se introduce la cabeza y hay diferentes cuerpos. Uno de ellos, era un panel muy grande, de dieciocho cuerpos, con una representación de lo que era España entonces: Guardias civiles, curas, monjas, un obispo, una serie de señores vestidos de gris, un futbolista, un torero. Entonces vino el censor, un señor con una brocha con pintura negra y los fue tachando uno a uno.
-El cura, ¡fuera! La monja, ¡fuera! El obispo, ¡fuera!, gritó desaforado.
Y claro, lo dejaron así. Y, gracias a la censura, tenía mucho mas impacto el panel final.
Puesto que se podían ver tres o cuatro figuras y el resto, permanecían tapadas por unos enormes manchones de pintura negra.


Portadas del cd y del vinilo Desde Santurce a Bilbao Blues Band. © Moncho Alpuente

Desde Santurce a Bilbao Blues Band
Como con Las Madres del Cordero, no había forma de conseguir ningún permiso de las Autoridades para actuar en ninguna parte, deciden poner un nombre a su banda que despistara mucho y nadie supiera muy bien de que iba. Y lo cambiaron por el de Santurce a Bilbao Blues Band.
Con ellos, Moncho Alpuente cosecha uno de los mayores éxitos comerciales de todos los tiempos, con el tema ¡Adelante Hombre del 600! Una canción que se cantaba en todas las excursiones. Que es la historia típica del dominguero, que sale con toda la familia en su flamante automóvil, el popular Seat 600, al campo y le ocurren toda clase de desgracias: Que si se encuentran con una formidable caravana de coches, que la niña tiene ganas de orinar justo cuando están en el medio del embotellamiento, que la suegra va dando la bronca y quejándose por todo en el asiento de atrás. Además, encima ese día llueve muy fuerte. ¡Un verdadero desastre!

Radio precintada. Foto © Roberto Cerecedo

Vista de Gris. La Moda del País
Todo parece ir bien, hasta que en una noche inesperada, entra la policía, se encienden las luces, se interrumpe la representación y se llevan a todos los componentes del grupo Desde Santurce a Bilbao Blues Band detenidos y les obligan a cantar repetidamente en la Comisaría de Policía una canción titulada Vista de Gris. La Moda del País.
Porque, entre la cantidad de canciones que, políticamente, eran más fuertes que aquella de todo su repertorio, lo que más le molestaba a la policía era aquella canción, que tenía una estrofa que decía: Vista de gris la moda del país. Y no se meta el dedo en la nariz.
Ese día, afortunadamente, Moncho Alpuente, tenía trabajo en el periódico. Corría el mes de noviembre de 1975, el General Franco estaba enfermo y todos los periodistas hacían turnos voluntarios para cubrir la información.
Y el Grupo Desde Santurce a Bilbao Blues Band sin él, actuó en la Discoteca KU de San Sebastian. Y el cantante que le sustituía empezó a hacer chistes sobre El Equipo Médico Habitual, o una parodia del Príncipe Juan Carlos saliendo con la calavera del General Franco en la mano preguntándose: ¿Seré o no seré?
Y entró la policía y se los llevaron a todos. Y al cantante, le tuvieron toda la noche metido en un water, cantando la canción aquella. Y cuando llegaba a la estrofa: Vista de gris. La moda del país. Le pegaban.

 Culto y polifacético periodista 
Así era Moncho Alpuente, uno de los más cultos, prolíferos y polifacéticos periodistas y cantantes del panorama nacional que nos dejó el pasado sábado día 21 de marzo de 2015 en Las Islas Canarias.
Yo le conocí y prodigué su amistad fraternal, desde los tiempos de la Revista Opinión. Una revista de información general que, teóricamente, tenía que hacer la competencia al mítico Semanario Cambio 16. La editaba la Editorial Planeta, había muchísimo dinero detrás y tenía que ser la super revista. Que para dirigirla nos enviaron a Antonio Alemany. Un hombre muy relacionado con la derecha de Baleares, presidente del Partido Popular Balear, que había sido director del Diario de Mallorca, posteriormente asesor de los discursos del Presidente Balear, Jaume Matas, y actualmente en prisión, en la Cárcel de Palma, por el Caso Arena, para cumplir una pena de dos años y tres meses de cárcel por malversación de caudales públicos.
La Revista Opinión acabó con una huelga unánime de la redacción. Y a partir de ahí comenzamos a abrir y cerrar numerosas revistas y periódicos juntos como: Guadiana, Qué, El Periódico de Madrid, Reporter. ¡Unas siete u ocho como mínimo!

A. Banderas, C. Maura y P. Almodovar. Photo © Balbino Ferrero
La Movida 
Algunos acusan a Moncho Alpuente de ser el padre de La Movida. A lo que él se defiende alegando que La Movida le tocó mayor.
-“A mi cuando alguna vez me han dicho eso, siempre he contestado, que si yo hubiera sido realmente el padre de La Movida, ¡pues vaya Movida! Pues a mi me pilló ya con treinta y tantos añitos y era una cosa de gente de 15 a los 17 años.
Lo que pasó es que algunos que estábamos en los medios de comunicación y éramos periodistas, estábamos absolutamente hartos de las mismas entrevistas y ver repetirse las mismas caras y los mismos individuos en todos programas de radio, televisión y en la prensa impresa. Siempre salían Ana Belén, Víctor Manuel, Fernando Fernán Gómez o Sara Montiel. Y creímos que era el momento de sacar a gente mas joven que estuviera haciendo algo en nuestra ciudad y que no conociera nadie. Y a partir de ahí comenzamos con Alaska, Ouka Lele, Ceesepe, Hortelano o Pedro Almodóvar. Y sirvió, para que durante algún tiempo, pudiéramos explicar que este señor se llama Pedro Almodóvar, ha hecho tan solo una película con muy poco presupuesto y es un tío muy interesante, aunque no lo conoce nadie. Pero para que lo conozcan estamos nosotros.
Y la muerte de La Movida, fue porque los medios de comunicación, después de haberla explotado durante mucho tiempo, insistían en seguirla explotando.
En aquella época gloriosa, llegué a escribir de ello en un periódico de Hong Kong. Había un interés enorme. Era la visión superficial que todo el mundo tenía de Madrid, como el de una ciudad enormemente divertida.
Y era cierto que existía una gran tolerancia, como el montar pequeños bares con actuaciones, sobre todo por el que fuera el mejor alcalde de Madrid, don Enrique Tierno Galván.
Lo que tenía Madrid entonces, era que en una misma noche había cincuenta espectáculos en directo, de gente que no conocía nadie, que estaban empezando y se les daba la oportunidad de salir a un escenario. Y lo más interesante de La Movida Madrileña es que no era de Madrid nadie. Habían llegado de su pueblo y se les daba una oportunidad”.

Dibujo © Magazine Diario El Mundo

Madrid Me Mata
A los periodistas Moncho Alpuente y Ángel Petrica, se les ocurre pasear el slogan Madrid Me Mata impreso en una pancarta con una avioneta por todo Madrid. Se les había ocurrido, que con esa frase de Oscar Mariné se podía hacer algo interesante. Y reuniendo los escasísimos ahorros que tenían y como grandes empresarios que siempre han sido, decidieron alquilar a un señor una avioneta para que lo paseara por Madrid el día de San Isidro. Luego, a partir de ahí hicieron, como si nada, una colección de postales, un programa de radio y una revista. Toda una campaña de animación socio cultural, en donde se intentara explicar las relaciones que unen a la gente con su ciudad. Para Moncho, Madrid es una ciudad que le era necesaria y que le resultaba imprescindible para muchas cosas. Por un lado la amaba muchísimo y por otra la odiaba profundamente. Y el slogan Madrid Me Mata explicaba esas relaciones de pareja que son tremendas y terribles.

A los bares nunca se puede entrar a gatas
En cierta ocasión me interesé por su vida nocturna.
-¿A dónde vas por las noches? Le pregunté. Vivía en Segovia, casi no salía de allí.
-Cuando voy a Madrid, que suelen ser tres días a la semana, a entregar trabajos y otras cosas, me muevo por mi barrio de Malasaña. Soy de los más fieles. Ya llevo muchos años y tengo barra libre en casi todos los sitios de copas. Todos los dueños de los bares son amigos míos y de vez en cuando hago un pequeño vía crucis. Empiezo por mi vieja calle en donde nací, la calle del Pez y subo por la calle de la Madera para entrar en El Agapo, subo a la calle Espíritu Santo, bajo por la calle de San Andrés, atravieso la Plaza del Dos de Mayo y salgo a la Glorieta de Bilbao, en donde acabo el recorrido.
 -¿Cómo sueles llegar a tu casa? Le pregunté curioso.
-A mi casa de Madrid suelo llegar en taxi. Yo no conduzco y a esas horas uno ya no controla. Como decía Groucho Marx: A los bares nunca se puede entrar a gatas. Pero salir, si que se puede. De todas formas hace mucho tiempo que no bebo en garrafa y procuro no parar en todos los bares.

Jóvenes. Foto © Francoise Dasques

 La Juventud, drogas y rock and roll
-¿Cómo ves la nocturnidad y el rock and roll, sobre todo en los chavales más jóvenes?
 -Hay una cosa terrible: Los únicos locales que tenemos en nuestra ciudad son sitios cerrados. Y lo único que se puede hacer allí es beber. A mis 16 años era así. Acababa de descubrir las cañas de cerveza y fue como ahora el efecto de las litronas. Y es normal que un grupo de chavales, de 17 o 18 años, se beban una litronas de más en su vida.
Lo que verdaderamente me preocupa es el caballo. Una droga, que ha sido intencionadamente introducida en la gente joven, para que no fueran rebeldes.
La maldita heroína se empezó a imponer en los Estados Unidos de América, cuando la gente mas joven estaba consumiendo otro tipo de drogas mas blandas, que les hacía pensar ciertas cosas contra el sistema establecido.
Chavales de 18 años estadounidenses, que consumían Marihuana, empezaron a manifestarse en contra de la Invasión de Viet Nam o no quería tomar el puesto de trabajo de su padre. Entonces, para acabar con todo esto se introdujo la heroína.
Siempre recuerdo, que a cualquier persona de mi generación en España, si nuestro padre nos hubiera dicho a nuestros 17 años: Mira hijo. Tú vas a trabajar en la misma fábrica de tu padre, en donde ha estado 40 años y te vas a jubilar a mi misma edad, haciendo lo que hace tu padre. El chaval huiría a Katmandú o a Ibiza y se ponía a tocar la guitarra en la esquina. Hacía lo que fuera para evitarlo. Sin embargo ahora, sorprendentemente, la gente está deseando encontrar algo seguro, aunque sea embrutecedor, siniestro y mal pagado.
Con ese tipo de cosas, lo que han conseguido es que la gente joven sea menos rebelde y se integren antes. Y los que no se puedan integrar se mueran directamente, que para eso está el caballo.
Como sobra mucha gente joven y hay mucho paro y lo único que van a causar son problemas, vamos a darle una droga cuyos orígenes son mas antiguos que el mundo.
Una droga de muerte.
No ha hecho más que aparecer la heroína en los Estados Unidos y se acabó la rebeldía. Y todo el mundo a votar conservador inmediatamente.
En este sentido hubo un informe en la revista española Triunfo, en el que cuenta que algunas batallas de Camboya y Laos, el ejército estadounidense las perdió, porque en vez de apoyar al ejército laosiano, estaba controlando los barcos de heroína que partían para los Estados Unidos, que era mucho mejor negocio. Y miles y miles de kilos llegaron en aviones militares, incluso dentro de los féretros de muertos.
Era evidente. Si conseguías que la gente joven, en lugar de tomar marihuana tomara heroína, habías convertido a un rebelde, en un marginado total y absoluto.
Fue terrible, que una nueva generación de estadounidenses, de pronto empezara a aprender que la sociedad de sus padres no era perfecta, que el gobierno no era maravilloso, que los Estados Unidos de América no era el mejor país del mundo y que empezaran a seguir el camino de los hippys.


 El Barrio de Malasaña de Madrid 
-¿Cómo es tu barrio?
-Hay una cosa que me preocupa, al hablar de mi Barrio de Malasaña y de Madrid en general. Se está usando, con relativa frecuencia, una vieja técnica que se ha empleado eficazmente en los Estados Unidos de América, sobre todo en la ciudad de New York. Una técnica muy sencilla, que consiste en que, cuando se deseaba especular con un barrio en donde la gente pagaba rentas muy bajas y era muy interesante que esos metros cuadrados de viviendas subieran de precio, lo que había que hacer es que abandonaran sus viviendas. Y, para conseguirlo, la policía empujaba allí a los traficantes de crak, metía a la población negra en donde había población blanca, o mezclaba portorriqueños con judíos. Con lo cual creaba una serie de tensiones insoportables y los viejos residentes del barrio se tenían que ir, y vendían a un precio muy barato sus pisos y apartamentos, porque no podían aguantar la violencia y la inseguridad que se había generado. Viviendas que compraban rápidamente poderosas inmobiliarias. Y cuando estaban rehabilitados y su valor subía de precio, cogían a los traficantes, negros conflictivos y los portorriqueños que tenían en ese barrio y se los llevaban al barrio de al lado para efectuar el mismo proceso.
Y ahora llega el momento de limpiar mi Barrio de Malasaña, porque hay manzanas y manzanas de casas compradas por inmobiliarias importantes y los pisos se han revalorado. Ya no queda nadie de los que pagaban rentas antiguas de dos mil pesetas, actualmente doce euros al mes, por pisos de once habitaciones. Aunque muy degradados. Porque el casero, claro, no quería poner nunca ni un duro para arreglarlo. Como no pueden echarlos, por los contratos, la manera de hacerlo es esa. Yo he visto casas, en la calle de La Palma, en donde vivían dos matrimonios ancianos, que eran los únicos que aguantaban allí, en un segundo piso en donde faltaban trozos de escalera y te encontrabas auténticos Aduares. Zonas en donde había tejidos africanos en las paredes, y mezcla de las razas más dispares. Creí estar en cualquier parte del mundo menos en Madrid.
Se hace para que unos pacíficos ancianos les regalen la casa. Y en el momento en que se largan, aquello se limpia rápidamente y se hace la necesaria rehabilitación. Que consiste en dejar la fachada exactamente igual. Y en donde antes vivían veinte familias, en los mismos metros cuadrados intentar meter a cincuenta, con unos precios desorbitados.
Esto es exactamente lo que se está haciendo en el centro de Madrid.


© Roberto Cerecedo. Quedan todos los derechos reservados. 
En Madrid. Un frío domingo lluvioso de primavera, de 22 de marzo de 2015. En una noche dolorosa, marcada por la partida de Moncho Alpuente.