viernes, 12 de junio de 2015

LA LEY DE ENJUICIAMENTO CRIMINAL DEL PP Y LA INTIMIDAD PERSONAL Y FAMILIAR



Detención de Rodrigo Rato y Figaredo, ex director del grupo Bankia, ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, ex ministro de Economía y Hacienda y ex vicepresidente del Gobierno de España con José María Aznar. Fotografía © Bernardo Pérez.


Todo ya está dicho
Para los que hayan llegado tarde, conviene recordar aquí que todo está ya dicho y legislado, pero como nadie atiende, hay que repetirlo todo cada mañana.
La constatación de la realidad se rechaza constantemente, siempre, claro está, que no haya sido aceptada por la parte resultante, de la parte contratante, de la primera parte, como certeramente lo advirtió el añorado cómico estadounidense Groucho Marx.
Tal es así, que hace unos días, El Tribunal Supremo de España ha anulado una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que condenó a un conocido medio de comunicación por publicar en su portada la fotografía de un policía municipal.
Su imagen, ilustraba una información titulada Desalojo Violento sobre la resistencia de unos vecinos a abandonar su vivienda por orden judicial. Algo muy lamentablemente habitual en la España de nuestros días.
La Audiencia Provincial de Madrid consideró “que el periódico causó una intromisión ilegítima en el Derecho a la Propia Imagen del policía” y condenó al director del diario y a la empresa editora, a indemnizar a la demandante “por haberle causado graves daños morales”.
La Audiencia además, reprochaba al medio “no haber aplicado a la imagen las habituales técnicas distorsionadoras que impiden que fuera reconocido de manera plena, innecesaria y gratuita”.

La razonada y contundente jurisprudencia
Sin embargo, el Tribunal  Supremo que anuló la Sentencia, se apoya en una detallada, contundente y razonada jurisprudencia, en las Sentencias del propio Tribunal Supremo de los años 1984, 1985 y1986; de 1996, 1997 y 1999; de 2000, 2002, 2003; o de los años 2010, 2012, 2013 y 2014, para declarar: “Que cuando se trata de personas que ejercen un cargo público o una profesión de notoriedad, y la imagen se capta durante un acto público o en lugares abiertos al público, se excluye la protección de la imagen”.
Y que “en este caso, concurren los requisitos exigidos para que el derecho a la propia imagen ceda a favor del derecho a la información veraz y libre, en cuanto la imagen se refiere a una persona ejercitando un cargo público, en un lugar público y con ocasión de un acto público”.   
Bien por el juez. Además, añade la Resolución del Tribunal Supremo, “la policía municipal tiene la referida condición publica de manera incuestionable” y “la fotografía es veraz y con evidente transcendencia e interés público”. Para finalizar diciendo, que “en la información gráfica no hay nada desmerecedora para la policía, la cual se haya ejerciendo su profesión y cumpliendo con su deber, sin revelar una actitud violenta”.
Con ello, el Tribunal Supremo de España nos confirma, una vez más, que los periodistas gráficos y los medios de comunicación podrán capturar y reproducir fotografías de los funcionarios del Estado que actúen en lugares públicos. Y que en el periodismo gráfico no hay lugar a la manipulación informativa. Cualquier tipo de trucaje es incompatible con la veracidad que reclama el periodismo gráfico.

Portico Congreso de los Diputados

Llamada a media mañana
Ya con anterioridad, unos cuantos años antes y a media mañana, de un día armoniosamente soleado madrileño de inicios de septiembre del año 1979, me llama el Presidente del Congreso de España  a mi despacho de la Sede de la Fundación Española de la Fotografía. Entidad cultural, de iniciativa privada, creada para la promoción y desarrollo de la fotografía, de la que era su Secretario General.
Una Entidad no lucrativa, antecedente previo a lo que es hoy la Asociación de Periodistas Gráficos Europeos que presido. La primera y más importante asociación de periodistas gráficos de Europa, que agrupa a los más destacados periodistas gráficos europeos, la mayoría con altos puestos de responsabilidad en los más importantes medios de comunicación europeos. Distinguida por el Parlamento Europeo, Altas Instituciones del Estado, Parlamento Español, Gobiernos, Comunidades Autónomas, Administraciones Locales, Partidos Políticos con representación Parlamentaria, Sindicatos, y declarada por el Ministerio de la Presidencia del Gobierno de España como una de las cinco asociaciones de prensa de mayor relieve nacional e internacional.

El Proyecto de Ley
Me pongo enseguida, claro. Y agradezco enormemente al Presidente del Congreso su llamada.  Me dice que quiere verme para recabar mi opinión acerca de la convivencia y la frontera entre la Libertad de Expresión y el Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen. Porque, me añade, va a redactarse un Proyecto de Ley, que tendrá luego que ser ratificado por el Congreso para convertirse en Ley.
Ley relativa al Derecho a la Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen, que iba a ser redactada, estudiada, debatida y votada por sus Señorías en la Primera Legislatura en la Cámara del Congreso de los Diputados de España, órgano máximo legislativo.  Y que le gustaría conocer mi postura al respecto.
Le contesto obviamente afirmativamente y me recibe en su despacho de la Presidencia del Congreso algunos días después.
Previamente, convoco al Patronato de la Fundación Española de la Fotografía, integrada por destacados profesionales, excelentes personas, la mayoría con altos puestos de responsabilidad en los más importantes  medios de comunicación españoles. Entre ellos Raúl Cancio, El País; Manuel Falces, Centro Nacional de Fotografía; Joan Fontcuberta, fotógrafo creativo; Germán Gallego, Revista Interviú;  Miguel Gómez, Grupo 16; Manuel López, Revista Foto. Cesar Lucas, Grupo Z; Ricardo Martín, de la Revista Tiempo; o Juan Santiso, del Diario Pueblo.


© Comisión Pro Libertad de Expresión

La opinión del colectivo profesional
Al pleno del Patronato de la Fundación Española de la Fotografía, nos gratifica profundamente, que el presidente del  máximo Órgano Legislativo español y el segundo poder del Estado,  tenga en cuenta la opinión del colectivo profesional. Y coincidimos todos en que conviene transmitirle que:
-La intimidad personal y familiar se inicia y se acaba en el domicilio de cada cual.
-Se antepondrá siempre la veracidad informativa y el derecho a la información a la intimidad personal, cuando ésta sea noticiosa y de interés público.
-O cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad pública.
-Cuando la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.
-Y por supuesto, los funcionarios del Estado: la policía, los cuerpos de seguridad, o los diputados, por desarrollar una actividad pública deberían acostumbrarse a que se les hicieran fotografías.
-No cabe por ello el pensar que hay miedo a la imagen.
-Y que puedan producirse detenciones y no digamos malos tratos, no puede partir de las propias  Fuerzas Orden Público de quienes depende nuestra seguridad.

El Texto Constitucional
A tal efecto, trasladamos  esta opinión colectiva al Presidente del Congreso, basada en el Derecho Común y en el Artículo 18-1 de la Constitución, referente a los Derechos al Honor a la Intimidad Personal  y Familiar y a la Propia Imagen, que tienen rango de fundamentales.
Que hasta tal punto aparecen realzados en el Texto  Constitucional estos derechos, que el Artículo 20  de nuestra Constitución dispone, que el respeto a tales derechos, constituya un límite al ejercicio   y  al Derecho de Libertad  de Expresión e Información, que el propio precepto reconoce y protege con el mismo carácter de fundamentales. Y a tenor de este Artículo de nuestra Constitución y en virtud del principio de garantía general de tales derechos, es por lo que obviamente se deberá constituir la finalidad del Proyecto referido a la Intimidad Personal.

 
Ejemplar Constitución Española, refrendada por los ciudadanos.


Así lo refleja la Constitución Española, en su Artículo 20:
1-Se reconocen y protegen los derechos:
a/ A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
b/ A la reproducción y creación literaria, artística, científica y técnica.
c/ A la libertad de Cátedra.
d/ A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.
2-El ejercicio de estos derechos no pueden restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

Con nuestro profundo agradecimiento
Trasladado este borrador de ideas, sobre el  Derecho a la Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen, al Presidente del Congreso, en la que fue una cordial, fructífera, amena y amigable entrevista. Y le hago llegar nuestro más sincero y profundo agradecimiento a que se tuviera en cuenta nuestra opinión.
El Proyecto de Ley y posteriormente La Ley, con los consiguientes matices técnicos y legislativos oportunos, fue aprobado en el Congreso de los Diputados por sus Señorías el día 11 de diciembre del año 1979 y el día 2 de abril del año 1982 respectivamente. Y fueron publicados sucesivamente en el Boletín Oficial del Estado el día 11 de diciembre de 1979 y  el día 14 de mayo de 1982. Y quedamos todos gratamente sorprendidos y doblemente satisfechos y honrados a que se nos hubiera tomado en consideración nuestras opiniones.

Los límites de la intimidad personal y familiar
Sobre todo, el que sus señorías tuvieran a bien atender  algunas de las inquietudes del colectivo profesional, como el que se autoricen expresamente determinadas entradas en el ámbito de la intimidad que no pueden ser reputadas como ilegítimas.
Tal y como recoge en la actualidad la redacción del Artículo 8, Apartado 2º en particular, referido al derecho a la propia imagen:
“El derecho a la propia imagen no impedirá su captación, reproducción o publicación por cualquier medio, cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público”. 
 
Comparecencia de Jordi Pujol, ex presidente de la Generalitat de Catalunya. Fotografía © Diari de Catalunya


La Pena del Telediario
Y por aquí, es por donde viene el lío. Porque  ahora, al actual Gobierno conservador  español sustentado en el Partido Popular, al que el pueblo español le ha otorgado la mayoría absoluta en el Congreso de Diputados, certeramente impulsado por controvertidas fuerzas vivas internas a las que me referiré mas adelante, no les convence esta redacción de la Ley de abril de 1982. Y el criterio último para permitir tomar imágenes de hechos veraces y noticiosos, como la magnífica fotografía del ex vicepresidente del Gobierno de España que abre este artículo,  no es para ellos un buen ejercicio profesional, ni un derecho de los ciudadanos a estar bien informados, de cara a las elecciones generales previstas a la Presidencia del Gobierno de España del próximo mes de noviembre. Y el PP cambia la Ley para evitar que se fotografíe a sus detenidos.
El motivo: El evitar, la Pena del Telediario. Es decir, la difusión de la detención en todos los informativos de televisión.  En palabras textuales del presidente Rajoy: “El martilleo, constante y continuado, de la información en las televisiones, de todos los casos de corrupción del Partido Popular, que tanto daño han hecho a mi partido. La Pena del Telediario. Y motivo por el que hemos perdido las últimas Elecciones Municipales y Autonómicas del pasado mes de mayo”.
Dándose la curiosa coincidencia, que esta información a la que se refiere y otras, en la mayoría de los casos la proporciona el propio Estado.
Llegados a este punto, de nada le ha valido al incomprendido Ministro de Justicia del Gobierno de España, mostrarse partidario de castigar a los medios de comunicación que difundan noticias obtenidas de filtraciones. O el desear que la patria oyera su tremenda aflicción: “¿Qué hacen los Medios de Comunicación delante de la casa de un diputado del Partido Popular?”. Cuando la respuesta es facilona, obvia y sencilla, señor ministro: Informar de la noticia.
Asimismo, del actual presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy dicen, el pequeño círculo de los que le conocen bien, que posee una enorme riqueza intelectual interior, pero que evita mostrarla en público. Y que si bien, se toma su tiempo y le cuesta afrontar las grandes decisiones que afectan a España, luego lo hace con gran seriedad, predisposición y entusiasmo. Para permanecer ensimismado después, enormemente satisfecho, meditando sobre su decisión, el pasado, e inmune a los cantos de sirena vengan de donde vengan. Puesto que ya se sabe su aversión a mover el actual avispero de su partido.


Un momento de quietud en un monasterio Cistercense. Fotografía © Luis Davilla

 
Prisionero de su pasado
Es penoso pero es cierto. Es así: El Partido Popular, antes Alianza Popular, que fue fundado por ex ministros y altos cargos del franquismo, sigue siendo prisionero de su pasado. Lo conoce Rajoy y lo callan sus dirigentes.
Conviene advertir de esto. Porque existen aves carroñeras, no siempre inofensivas, que quitan la legitimidad a lo ya andado, y a los buenos usos y costumbres  democráticos. A la tolerancia. A los buenos modos. Al respeto a los tiempos y a la normativa procesal en que están envueltos.
La infamia de algunos. La decisiva aportación al partido de los ultras, que mienten más que hablan y campan a sus anchas en las filas de un partido siempre en entredicho que fundó el ex ministro franquista Manuel Fraga, que nunca ha condenado al franquismo.
Todavía cuantiosos retazos nostálgicos, autoritarios,  conviven en sus filas. “La posición ultra del Partido Popular” que reveló el  prestigioso diario británico Financial Times recientemente. Y el presidente  del PP continúa haciendo oídos sordos a algunos de los suyos.
Esa gente, cada vez más numerosos, que desde las FAES y desde ciertas Comunidades Autónomas y Ayuntamientos de España, se dedican a sembrar cizaña y divisiones internas y a manchar a los demás. Los denigradores profesionales.
Parece ser que en Alianza Popular, actualmente Partido Popular, con el patrón de AP y PP Manuel Fraga al frente primero y del ex presidente José María Aznar después, el franquismo no ha sido olvidado por completo entre sus filas. Y han tenido abiertas sus puertas y han seguido importado a ciertos elementos ultras con sus valores intactos del inmovilismo más casposo y recalcitrante.
Todo esto, nos lo ha recordado certeramente, alguien tan poco sospechoso como el ex presidente del Congreso José Bono en Cuatro TV, en el Cherter de Pepa Bueno el pasado domingo día 7 de junio de 2015.

Los demás partidos han hecho sus deberes
Esto, que nos cuenta Pepe Bono, es sorprendente en la España de nuestros días. Porque no conviene olvidar que los demás partidos políticos ya han hecho sus deberes. El Partido Socialista Obrero Español PSOE, el de Felipe González y Alfonso Guerra, abandonó y renunció oficialmente al marxismo, allá por el año 1982 y entró por la puerta grande en la gran familia de la socialdemocracia. Por el mismo tiempo el Partido Comunista de España PCE, el de Dolores Ibarruri y Santiago Carrillo, aceptó la enseña nacional roja y gualda y abandonó lo que se vino a llamar la dictadura del proletariado y abrazó al Eurocomunismo y Estado. Partido actualmente integrado en Izquierda Unida. IU. Y al día de hoy, ambos partidos han renovado ha fondo sus cuadros de dirección.

La derecha española en la actualidad
Si el PSOE y IU lo han hecho, causa enorme desasosiego que el principal partido de la derecha española, el Partido Popular, es incapaz, en cambio, de revisar sus orígenes y hacer una crítica severa de la rebelión militar y de la dictadura franquista.
Esta anomalía, que José María Aznar se ha encargado de potenciar convenientemente desde la FAES,  y Esperanza Aguirre desde la Comunidad de Madrid, es una pesada losa ideológica que paraliza las supuestas potencialidades electorales del PP. Además, claro, de lo que supone envenenar los cimientos fundamentales de la tolerancia, el dialogo, la colaboración, el entendimiento y el respeto en donde se cimenta la sociedad española de nuestros días.  

La ley de Enjuiciamento Criminal. LECRIM
Para eso está esta Enmienda a la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Los más inmovilistas del PP no pierden el tiempo. La Comisión de Justicia del Congreso ha aprobado la Reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal LECRIM.
Una nueva Enmienda, equiparable a la llamada Ley Mordaza, la  nueva Ley de Protección de Seguridad Ciudadana, que impone cuantiosas multas por las manifestaciones delante de edificios públicos no autorizadas, o por difundir imágenes de policías cuando éstos están actuando en contra de los derechos de los ciudadanos.
Debo advertirles, que la Reforma propuesta por el Partido Popular PP con el único apoyo de Convergencia y Unió CIU, que ha sido aprobada, pretende, dicen, “adoptar las medidas necesarias para respetar la imagen e intimidad durante una detención y acabar así con las llamadas Penas de Telediario que sufren muchas personas antes de ser juzgadas”. Una nueva ley, dicen, que “obligará a proteger la imagen, el honor y la intimidad de los detenidos en el momento en que se practique su arresto y en los traslados posteriores”. Con la sana intención, añaden los del Partido Popular, de “asegurar el respeto a sus derechos constitucionales”.

Pero es todo lo contrario
No es así. Pretenden impulsar una reforma legal al Derecho de Informar, que han puesto el pomposo nombre de La Pena del Telediario. Y de paso, poner el silenciador a los informativos televisivos y a los periodistas gráficos.
Una propuesta aprobada por la Comisión de Justicia del Congreso, que deberá ser debatida en el Pleno del Congreso y después en el Pleno del Senado. Pero que parece muy probable, si alguien no lo remedia, que lamentablemente será aprobada por la mayoría actual de los diputados del Partido Popular de ambas Cámaras.

Las principales Asociaciones de Jueces, Policías y Periodistas se oponen
Por supuesto, prestigiosas asociaciones profesionales de periodistas, como la Asociación de Periodistas Gráficos Europeos, Corresponsales Extranjeros, Federaciones de Prensa, de Jueces por la Democracia, los Sindicatos UGT y Comisiones Obreras, destacadas asociaciones de policías,  como la Unión Federal, el Sindicato  Unificado, y el Sindicato Independiente de Policías se oponen. Y ponen el acento de que ya existe una buena Ley. “Una ley que da protección del detenido sin vulnerar la Libertad de Expresión”. Y que lo que se intenta la nueva Ley, en realidad, es ocultar a los ciudadanos la información. Puesto con la Constitución y la Actual Ley, ya se preservan los derechos a los detenidos. Y “la Constitución Española y Legislación actual ya prevé, que las detenciones se lleven a cabo de la manera que menos perjudique, criminalice al detenido y sea lo menos lesiva posible con su presunción de inocencia, sea quien sea”.

Los partidos políticos creen que es para ocultar la verdad
El resto de los partidos políticos creen, que esta Enmienda a la Ley del PP y CIU  es para ocultar la verdad. Para tratar de evitar que los ciudadanos, de todo el mundo, puedan ver  las bochornosas imágenes de miembros del Partido Popular acusados de corrupción, como la de Rodrigo Rato, en el momento de ser detenidos e introducidos en un coche policial. O las del President de Catalunya, Jordi Puyol, de CIU, presentándose en el Juzgado de Delitos Monetarios.       
De nuevo tan solo el Partido Popular y Convergencia i Unió abren la caja de los truenos. Del debate interesado, entre el Derecho a la Libertad de Información y los irrenunciables Derechos del Detenido sobre la presunción de inocencia a su intimidad personal, por muy aberrantes que sean sus delitos.
Para impedir la constante presencia de personajes públicos, la mayoría de las veces militantes de ambos partidos, que salen en los medios de comunicación al ser detenidos, con independencia de cual sea el resultado de su detención. 

Instante de una manifestación en Galicia. Fotografía © Oscar Paris
La propia imagen
Baste, el recordar aquí, que no hace mucho, las Fuerzas de Orden Público, reivindicando el derecho a su propia imagen, reprimían la labor de los periodistas gráficos que eran apaleados, insultados, con el material dañado, para posteriormente ser detenidos y conducidos a la Dirección General de Seguridad.
Hasta que una comisión de prestigiosos periodistas gráficos,  de la que formó parte el que suscribe, se reunió con el por aquel entonces Ministro del Interior y Altos Mandos de la Policía Nacional, el día 6 de febrero de 1980, para que entendieran, que este cuerpo, por desarrollar una actividad pública y una profesión de notoriedad y proyección pública, defensa de los ciudadanos,  y que la imagen se capta en un acto público o en lugares abiertos al público, la calle, debería acostumbrarse a que los periodistas gráficos les hicieran fotografías y no efectuaran detenciones, ni cupiera malos tratos. Lo entendieron. Y establecimos un convenio de colaboración.

Portada Anuario Especial Veinte Aniversario APGE. Fotografía © APGE


En el periodismo gráfico la primera baja es la Verdad 
Con razón, la Asociación de Periodistas Gráficos Europeos, APGE, que con ocasión de su Veinte Aniversario presentará su Anuario Especial a las 19:00 horas del próximo miércoles, día 17 de junio de 2015 en el Centro Cultural Blanquerna de Madrid, realizará a continuación una oportuna Mesa Redonda en torno a la Veracidad Informativa, el Respecto a la Intimidad y a la Propia Imagen, y a la Manipulación Digital. Y sobre todo, pondrá el acento en el estado extremadamente malo de la Libertad de Expresión. Y en que en el Periodismo Gráfico la Primera Baja sea siempre la Verdad.

El respeto una de sus mayores virtudes
No es lícito ocultar a los ciudadanos imágenes que son de interés general.
Y no es posible que, una y otra vez, cada día, cada mañana, haya que martillear la letra impresa del respeto a la Ley del Derecho al Honor, la Intimidad Personal y Familiar y el Derecho a la Propia Imagen. Y que la primera baja sea siempre la verdad.
Ser periodista es un compromiso con la sociedad, que requiere ser informada con veracidad y libertad.
La información del prestigioso periodista gráfico que abre este artículo, la enorme fotografía de Bernardo Pérez del diario El País de la detención del ex vicepresidente del Gobierno de España, Rodrigo Rato, debe ser reconocida y obtener el máximo reconocimiento de nuestro país. O al menos,  la concesión de Premio Pulitzer de Fotografía del año 2015.
Porque en el periodismo gráfico el respeto es una de sus mayores virtudes.

© Roberto Cerecedo. Todos los derechos reservados. Queda rigurosamente prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, sin autorización expresa por escrito del titular del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes.
En Madrid. Un tolerante, caluroso y soleado martes madrileño de primavera, de 9 de junio de 2015.  
 


4 comentarios:

Dolores Troncoso. Madrid. Jubilada dijo...

Muy bien don Roberto. Muy buena entrada. Ya iba siendo hora que se dijeran las cosas como Vd. las cuenta y tan bien.
Dolores Troncoso. Madrid. Jubilada.

Mercedes Alonso. Estudiante. Madrid dijo...

Me ha parecido brillante el comentario. Y aunque a trozos, por fin nos enteramos con detalle de lo que pasa.
gracias.
Mercedes Alonso. Estudiante. Madrid.

Teresa Cuesta, Madrid, funcionaria. dijo...

La nueva ley es un nuevo recorte de libertades. No se con que interés se atrever a modificarla.
Teresa Cuesta. Madrid. Funcionaria

Luisa Castro, Madrid. dijo...

Un horror la Ley. Menos mal que a estos malos gestores les queda poco. Afortunadamente.
De tantos recortes no me queda ya nada.
Gracias por su acertada información no ha facilitado.
Saludos.
Luisa Castro, Madrid.