lunes, 27 de julio de 2009

El GOLPE DE ESTADO DE 18 JULIO DE 1936. MEMORIAS DE UN GOLPISTA I

El general rebelde Francisco Franco y Millán Astray, jefe de la Legión, entonando el Cara al sol

El Golpe de Estado del 18 de julio del año 1936
Se ha cumplido, el pasado día 18 de julio, el setenta y tres aniversario del Golpe de Estado en España. Del golpe por excelencia: El del 18 de julio del año 1936.
Esta vez la rebelión de un general y de sus cuarenta años de una dictadura cutre, tenebrosa y arrastrada, que marcó, de una manera decisiva, a varias generaciones de españoles.
El golpe de Estado de un militar bajito, regordete, con voz atiplada. De un tal Francisco Hermenegildo Teódulo Franco Bahamonde, que nació en la ciudad gallega de El Ferrol, el día 4 de diciembre de 1892, a las cero horas y treinta minutos. Hijo de Nicolás Franco Salgado-Araujo, contador de Navío y de Pilar Bahamonde, de profesión sus labores.

Sus estudios y carácter
Francisco Franco, cursa sus primeros estudios en el colegio privado de Manuel Comellas, de su ciudad natal, donde recibió la enseñanza primaria y religiosa tradicional. Y a los catorce años, al finalizar los estudios secundarios, es enviado al Colegio de Marina, dirigido por Saturnino Sauces, amigo de la familia.
Según un informe interno, del propio colegio, es un alumno que aprovecha los estudios, pero medianamente dotado, muy tímido, e inmaduro psíquicamente y de carácter independiente, a la vez que sumiso y exigente. Que mantiene todavía su voz atiplada de infancia, que la llegada de la pubertad no la arreglará. Además de su pequeña talla y físico endeble, que le confiere un aspecto de gato flaco.
Quizá por ello, el pequeño Francisco, Paquito, no fue admitido en la Escuela Naval. Por lo que se trasladó a la ciudad de Toledo, e ingresó en la Academia de Infantería.


Paquito Franco a los 14 años

Sus cuatro hermanos
Tuvo por hermanos a Nicolás, vivo retrato de su padre. Esto es, despreocupado, egocéntrico, astuto, inteligente y desprovisto de concreción espiritual; A Pilar, de carácter firme y fuerte, como el de un muchacho fallido, en el decir de algunos amigos; A Paz, que murió a los cinco años de edad, poco tiempo antes que su padre, abandonara para siempre el domicilio conyugal; Y a Ramón, que pilotó el avión Plus Ultra, violento e inconsecuente. Baste un dato. En el transcurso de una cena, ante veinte comensales, le ordenó a su mujer: "-Cállate, imbécil. O te doy otra paliza como la del otro día."

¿Qué pasó realmente?
¿Qué las nuevas generaciones de jóvenes, seguís sin saber quién era este hombre? Pues siempre podéis consultar algún buen libro o internet.
¿Qué la Wikipedia de Google, el Diccionario Ilustrado de la Red, habla de un alzamiento nacional. Y os enlaza con la web del generalísimo franco. Y que lo llama día de la liberación?. ¿Qué si esto, tiene algo que ver, con lo del aquél dictador, que nos habla el abuelo?.
Bueno, queridos niños, os cuento. Como diría el fallecido escritor, contertulio, leal amigo y premio Cervantes de Literatura, Paco Umbral.

La madre, Pilar Bahamonde

Su padre, Nicolás, abandona el hogar familiar
En el año 1907, cuando Francisco, Paquito, con 15 años, abandona El Ferrol para iniciar sus estudios militares en Toledo, su padre abandona el hogar conyugal y funda , en Madrid, un nuevo hogar con Agustina, la criada. Una agraciada jovencita, vecina de una aldea, Maninos, próxima a El Ferrol. Y allí permanecen largo tiempo.
Pero tras la muerte de su esposa, la madre de Paquito, Pilar Bahamonde, en 1934, su padre, Nicolás Franco regresa a El Ferrol, para tomar posesión de la casa familiar en la calle María. Y allí vive con su sirvienta y amante, persona muy discreta, dedicada al servicio doméstico. Y pasea por las calles de la ciudad a una niña, con gran orgullo, probablemente fruto de la unión de ambos.

¿Paquito caudillo? No me hagáis reír.
En El Ferrol le sorprenderá, asimismo, en el mes de octubre del año 1936, el enfrentamiento que provoca entre españoles, su hijo Paquito, cuando llega a ser el general Francisco Franco. Y los vecinos y los contertulios habituales del Círculo Ferrolano, son testigos de las pintorescas bravatas de un viejo intratable, pero sin pelos en la lengua.
-¡Que mi hijo Paquito es el Jefe del Estado. Paquito, caudillo de España. No me hagáis reír!-chilla por las calles a quien quiere oírle.
O un buen día, de Semana Santa, que se presentó con una enorme maleta de cartón sujeta con una cuerda. Y sus amigos, al verlo, le llaman y le preguntan que a dónde va. Y él les contesta, que se dirige al Banco, para retirar todos sus ahorros y trasladarlos a lugar seguro.
-¿Confiar mi dinero a estos ineptos, a esos ladrones?. ¡Ni hablar!. Sobre todo, desde que el imbécil de mi hijo está en el poder. ¡A mi no me la dan!.
Sin duda, Nicolás Franco Salgado-Araujo, el padre de nuestro protagonista, era el único español al que se le permitían semejantes comentarios.

El padre, Nicolás Franco

Muerte y velatorio de su padre
Pero acabada la contienda, presionado por su hijo, Nicolás Franco dejó libre la casa de El Ferrol de la calle María y volvió a Madrid con Agustina.
Y allí murió, tres años después, el día 23 de febrero de 1942, a los 95 años de edad. En un apartamento miserable, acuciado por las deudas del juego y aventuras de cabaret, en donde se le conocía por el sobrenombre de El Chulo de la Bombilla.

Y el día de su velatorio, se produjo una escena esperpénticamente galaica, propia del mejor drama, del mayor escritor que ha dado Galicia, Ramón María del Valle Inclán.
El general Francisco Franco ordenó recoger el cadáver de su padre. Pero Agustina no lo permitió, aferrándose con fuerza y desesperación, con sus dos manos, al cuerpo del difunto. Y tuvieron que mantenerla encerrada en el desastroso apartamento y bajo fuerte vigilancia, mientras los militares se llevaban el cadáver al Palacio del Pardo, residencia oficial del Jefe del Estado. Pero a pesar de levantar la capilla ardiente y celebrarse una misa, el general Franco no acompañó al féretro de su padre al cementerio.

La crueldad de las dictaduras
Quizá, este poco grato ambiente familiar, la conducta paterna y la influencia decisiva de su madre, configuraron poderosamente su personalidad reprimida, reservada, oculta.
Y sus compañeros de infancia le encuentran un aspecto de cerillita, un poco encerrado en si mismo y tomándose todo muy en serio, cuando vuelve a sus 18 años a su tierra natal, haciendo ostentación de su uniforme nuevo de teniente de infantería .
Y quizá también por ello, y sus inequívocas ansias de poder, el día 18 de julio del año 1936, el general Francisco Franco se sublevó contra el Gobierno de la Nación, contra el Gobierno Constitucional y legítimo de II República española.
Esta sublevación militar, desencadenó la masacre mas grande y dolorosa conocida. Con mas de un millón y medio largo de muertos y de un millón de personas exiliadas.
La sanguinaria victoria de los golpistas, que contó con la decisiva ayuda de los regímenes fascistas de Hitler y Mussolini, supuso el inicio de una larga dictadura, que durante cuarenta años, privó a la sociedad española de sus mas elementales derechos y libertades democráticas. Y también reprimió, con enorme crueldad, a todo aquel que osaba desafiarla.

El espíritu del 18 de julio
Ese día, el 18 de julio de 1936, el general Francisco Franco, comandante militar de las Islas Canarias se dirigió al resto de los generales del ejército reclamando su apoyo. Pero solo se sublevó un general, de las ocho capitanías generales, que mandaban las ocho regiones militares, en que estaba dividido el país. De veintiún oficiales generales, de alta graduación, diecisiete permanecieron fieles al Gobierno. Y tan solo cuatro, se sumaron al golpe. Los seis generales de la Guardia Civil se mantuvieron también fieles. Y de los cincuenta y nueve generales de brigada, cuarenta y dos a favor, y diecisiete se sublevaron. El día de la intentona golpista, el general Franco tenía en su contra a mas de la mitad del ejército.

¿Qué ocurrió entonces?
Que el general rebelde Francisco Franco hizo fusilar a los dieciséis generales que no abandonaron a tiempo el territorio que él controlaba. Y que un grupo nutrido de militares, falangistas, carlistas y monárquicos, atacó con gran virulencia las residencias de los oficiales del ejército, y los capitanes generales fueron fusilados.
Y seguidamente, el general Franco, se auto proclamó comandante en jefe del poderoso ejército de Marruecos. Después de encarcelar a su titular, el general de división Agustín Gómez Morato.
El general Mola, se nombró jefe de la VI Región Militar, Burgos, después de fusilar a su superior, el general Domingo Babet Mestre. El general Saliquet, fusiló al jefe de la VII, Valladolid, el general de división Nicolás Molero Lobo.
En Sevilla, el general Queipo de Llano, fusiló al general José Fernández Villa Abraile, de la II Región. En Galicia, fue igualmente fusilado el capitán general Enrique Salcedo Molinero. En Granada, ejecutaron al general Miguel Camping. El general Núñez Prado, en Zaragoza. Caridad Pita, en la Coruña. Carrasco Amilibia, en Logroño. Gómez Caminero, en Salamanca. El general Romerales, en Melilla. Arturo Álvarez Buylla, en Tetuán. Luis Molina Galano, en Ceuta. José Franco Misio, en Asturias.
El único delito cometido por todos ellos, fue el de permanecer fieles al Gobierno de la Nación.

Vicente Rojo, jefe del Estado Mayor del Gobierno de la República y hombre de máxima confianza del presidente Negrín

Los generales del ejército de la Nación las primeras víctimas

Los primeros defensores del Gobierno de la Nación, las primeras víctimas del golpe de Estado del 18 de julio de 1936, no fueron los diputados, los gobernadores civiles, los alcaldes, los militantes de los partidos de izquierda, ni de los sindicatos. Fueron los generales del ejercito de España.
Por ello, los golpistas tuvieron que recurrir a los al ejército de Marruecos, que se componía de cinco unidades de regulares y la legión. Unos veinte mil hombres. Que alteró el equilibro de fuerzas. Antes de recibir la ayuda de Hitler y Mussolini.
El vil asesinato de generales, jefes y oficiales del ejercito español, fieles al Gobierno de la Nación, es lo que los golpistas denominaron el espíritu del 18 de julio.

La perversión del lenguaje
Es igualmente muy llamativo, la utilización perversa del lenguaje por el ejército rebelde y golpista, para su propia auto complacencia y como justificación de su deleznable acción ante la opinión pública. Lenguaje, que todavía hoy, lamentablemente, se sigue inconsciente y popularmente utilizando.
Un buen ejemplo, es el parte castrense, emitido en Burgos, el 1 de abril de 1939, sede oficial provisional del ejercito rebelde:
-En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, las tropas nacionales han alcanzado sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado. Firmado, el generalísimo Franco.

En donde se arrogan, para ellos, la categoría del ejército nacional y la denominación, de ejercito rojo, para las tropas que permanecieron fieles al Gobierno de la Nación. Y llaman guerra, a la confrontación de las tropas golpistas, con el ejército de la Nación, que trató de impedir el golpe. Y la auto proclamación de generalísimo de los ejércitos de España, por parte del jefe de los golpistas.

Roberto Cerecedo. Todos los derechos reservados. Queda rigurosamente prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, sin autorización expresa y por escrito del titular del copyright, bajo las sanciones establecidas en las Leyes.



martes, 14 de julio de 2009

LA VINCULACIÓN DE LA AMISTAD Y LA ANSIEDAD POR LA SEPARACIÓN

Retrato de Roy. Fotografía copyright Roberto Cerecedo

Los preparativos

- Aprovechando que vamos a ver hoy, a tus hermanos, Carlos, podíamos abandonar a la perra en los jardines del Puente de Segovia.
-¿Abandonar a la perra hoy?. No. Mejor esperamos unos días mas, Pilar. Es mejor en el mes de agosto. Hará mas calor. Así se deshidratará antes. Y sufrirá mucho menos.
-Si. Tienes razón. Para que sufra menos.
Esta conversación, entre Pilar y Carlos, suele ser muy habitual, en la mayoría de los países de nuestro planeta, cuando se acerca el período estival. Cuando nuestro mejor amigo deja de ser un juguete y se convierte en un ser vivo. Y se inician las vacaciones de los niños y las de los adultos.

El abandono


-¿Asociación el Refugio?. Les llamo para avisarles, que aquí, tirada en la cuneta de la carretera, en la bajada al Puente de Segovia, hay una perra blanca embarazada, desangrándose, llena de golpes, medio muerta.
-Vamos para allá.
La furgoneta de la Asociación para el Bienestar de los Animales, El Refugio, salió velozmente de su sede central, hacia Madrid. La rápida llegada de sus responsables, Patricia y Nacho, y la oportuna intervención de la veterinaria, Cristina Sánchez, le salvó la vida.
Rita, que así la llamaron, estuvo varios días en la clínica en observación, entre la frontera de la vida y la muerte. Luego, parió ocho cachorros sanos y fuertes. Dos de ellos, macho y hembra, de un color blanco impoluto.

Dibujo copyright El Roto


La protección animal

España, con mucha ventaja, es el país europeo en donde la ley es mas permisiva, en cuanto la protección animal se refiere. Según la actual legislación española, torturar, mutilar, o matar a un animal, no es delito. Es una falta. Falta que cuesta sólo entre 60 o 1.500 euros, según los casos. El hurto, por debajo de la cuantía de 300 euros, está mas castigado. Y por encima de todas estas faltas, está el abandono.

Los españoles abandonan, en los meses de verano, el mayor número de animales de compañía. Principalmente perros y gatos, sin mencionar otros seres vivos.
Sorpresivamente, en el río del Manzanares de Madrid, han aparecido serpientes pitones, de varios metros de largo, recién traídas de la selva colombiana. Enormes cangrejos caribeños depredadores. Pirañas agresivas. Y hasta se han visto variadas especies de peces barbus, xiphos y hermosísimos guppys, de vivísimos colores, moviéndose, como pez en el agua, originarios de la cuenca caraqueña del río Amazonas.

Me dan miedo

El grado de ternura y consideración humana hacia nuestros animales de compañía, no tiene límites. Me hacen mucha gracia, quizá enorme lástima, esas personas que cuando ven a un perro comienzan a gritar y salen corriendo. Porque me dan miedo, dicen.
Si una buena parte de la humanidad, tuviera algunos de los sentimientos de los perros, seríamos todos mas felices y estaríamos todos mucho mas tranquilos.
A quien se debe temer es al hombre, que mata. Y no digamos a algunas mujeres. Que rompen a uno el corazón. La última se llevó todo mi cariño. Y todavía no me lo ha devuelto.
Mientras tanto, cada año, millones de perros son abandonados y, en su mayoría, mueren de ignición, o atropellados. Y también, víctimas de los malos tratos. El nivel de civilidad de un pueblo, se mide por el trato que se da a los animales.

El adiestramiento

Acaríciale, háblale. Como cualquier ser vivo, el perro lo necesita. Eso le infundirá confianza en si mismo.
Procura no pegarle, cuando hace algo mal. Un tono fuerte de voz es ya suficiente para que lo comprenda.
No conviene forzarlo. Si un día le notas raro, debes pensar que ha tomado demasiado el sol, o le ha podido sentar mal la comida.
Jamás intentes dominar a tu perro utilizando la fuerza bruta. Mas bien, asegúrate que tus instrucciones son claras.
Recompénsale cada vez que obedezca. Lo bueno se premia siempre.
Dale tiempo para que comprenda lo que esperas de él. Te lo recompensará con creces.
Ten paciencia. Las trastadas son propias de la edad y tiene que madurar.
El adiestramiento debe iniciarse con órdenes sencillas, de: Ven, quieto, sienta, echa. Para que las entienda enseguida, sea un perro equilibrado, cariñoso, juguetón. Y para que así le respeten, le quieran los amigos y los, a veces numerosos e inquietos vecinos.

Roy con el hueso. Fotografía copyright Roberto Cerecedo

La alimentación

Dale de comer dos veces al día, siempre la misma cantidad. Un pienso de calidad. Es mejor comprar un saco de quince kilos, de pollo y arroz, enriquecido con las proteínas y las vitaminas necesarias. Que aporte, de forma completa y equilibrada, todos los nutrientes necesarios para reforzar su sistema inmunitario, mantener la motricidad, desarrollar una piel sana, un pelo brillante. Mantener unos músculos, dientes y huesos, sanos y fuertes. Y una larga y saludable calidad de vida.

La jerarquía. El jefe de la manada

El perro considera a la familia con quien vive, su manada. Y el dueño, es el jefe de la manada. Un perro no es autónomo, depende de una jerarquía. Desde el primer momento que llega al hogar, el cachorro observa lo que ocurre a su alrededor. Y lo primero que hace, es intentar averiguar quien es el macho o la hembra dominante. El perro alfa. Y cual es el lugar que él ocupa , dentro de esa estructura jerárquica. Enseñarle cuál es el lugar que le corresponde, lleva tiempo. Debe aprender, que su posición social dentro de la familia es, inferior incluso, a la del miembro mas débil, a la de un bebé. Enseñarle esto, no es ninguna crueldad, ni humillación, ni ausencia de cariño.

La adopción, la mejor opción

La vida de un perro, bien tratado y alimentado, dura, a lo sumo, un máximo de 16 años.
Es conveniente adoptarlo, la mejor opción. Y hacerlo cuando tienen entre nueve meses y un año. Antes de llegar a adulto. A esa edad, el equivalente al hombre, en la tabla comparativa, es de 14 años. Y al año y medio, adquirirá la mayoría de edad, nuestros 18 años. Y nos sorprenderá con todo lo que ha aprendido y le hemos enseñado. Y será nuestro mejor, leal y mas obediente amigo.

Tras varios desengaños amorosos, me encontraba en Madrid en el tiempo del descanso de la compañía. Y era el momento de contar con un amigo fiel, generoso, cariñoso, comprensivo, que no te abandonara nunca.

En los mas importantes periódicos, de tirada nacional españoles, se podía leer un claro y directo anuncio, que acaparó mi atención: ¿Quieres un perro?. Antes de comprarlo, piensa en adoptarlo. Asociación El refugio.
Decidí entonces ponerme en contacto con ellos.

Roy, un pastor palestino

El tren de cercanías, Madrid-San Rafael, me llevó a su encuentro un animoso sábado soleado del mes de septiembre. Temprano. Ese día, estaba al completa la perrera de acogida. Ciento noventa perros a la búsqueda de un dueño. Quise ser consciente de la responsabilidad que significa tener un perro en casa, por el bien del animal. Acuérdate, Roberto, que tu tienes a tus amigos, tu trabajo, tu ocio, tus diversiones. Él perro solo te tiene a ti.
Eras las diez de la mañana. Y me vine a las cinco de la tarde de vuelta, en el tren de cercanías, con un collar, una cadena, y con Roy. El macho blanco, brillante, dinámico, impoluto, hijo de la perra abandonada en la bajada del Puente de Segovia. Era el 8 de septiembre de 2001. Roy tenía nueve meses de vida.

Pero ni el presidente de El Refugio, Nacho Paunero, ni su directora, Patricia del Río, supieron darme razón de su procedencia. Menos, de su raza.
Hasta que en la Casa del Libro de Vigo, mi ciudad natal, lo descubrí. Era un perro de raza, procedente del Medio Oriente, de la ciudad de Canaán. Su origen: La antigüedad. Su país de origen: Palestina. Su comportamiento social: Muy bueno. Función social: Compañía, pastor de ganado, rastreo, búsqueda y rescate.

La ansiedad por la separación

Lo primero, nada mas legar a casa, fue enseñarle todas las estancias de su nuevo hogar. Y su sitio en ella. Las habitaciones donde no debe entrar: Mi cuarto, el baño, la cocina. Y afrontar un gran reto: El evitar la ansiedad por la separación. Es decir, los destrozos que produce cualquier perro en casa, o en un hotel, cuando se queda solo, por ansiedad.

Mi trabajo consistió en que Roy entendiera por hogar la casa, no a mi persona. Para ello le presenté todas las habitaciones, y que se tumbara y se quedara tranquilo, en cada una de ellas.
Y la primera medida a tomar, mientras lo comprendía, era cansarlo. Un largo y agradable paseo, antes de quedarse solo.
Después, darle de comer en el preciso instante de salir.
Luego, ignorarlo: No saludarle, ni despedirse de él, dentro de los cinco minutos antes de llegar, ni de salir.
A continuación, simular salidas falsas, o volver a los pocos minutos, para que el perro deje de asociar la preparación de la salida de casa, con la soledad. Y su ansiedad por la separación desapareció.


Roberto Cerecedo. Todos los derechos reservados. Queda rigurosamente prohibida su reproducción total o parcial, por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, sin autorización expresa y por escrito del titular del copyright, bajo las sanciones establecidas en las Leyes.

lunes, 6 de julio de 2009

LA CODIFICACIÓN DEL LENGUAJE

La palabra escrita se puede leer y se puede establecer el consiguiente estudio. Y el efecto concreto que causa en las personas. El lenguaje fotográfico no tiene un código establecido.

La fotografía es mas dúctil, es mas sincera. Por tanto no se sabe el efecto que produce realmente. Así, de ella, no se puede afirmar con rotundidad: causa un efecto hasta aquí y entonces podemos soportar esto. De ahí viene, el origen del miedo de algunos, al uso indebido de la imagen.


Golpe de Estado en España. Tejero secuestra al Parlamento (1981)

La fotografía del fallido golpe de Estado en España del año 1981, se puede leer de diversas formas. Fotografía que las cadenas de televisión españolas, los medios de comunicación y la salida reciente de un libro, se han encargado de ponerla de actualidad.
En la imagen, realizada por el inefable Manuel Pérez Barriopedro, de la agencia Efe, aparece el ex coronel de la guardia civil, Antonio Tejero Molina, amenazando a los Diputados del Congreso de España.

Para unos, afortunadamente, los menos, el héroe triunfante que, pistola en mano, desde la tribuna de la Cámara de las Cortes españolas, mantiene retenidos a los diputados.
Para el resto de los españoles, el golpista que mantiene secuestrados a los representantes de la soberanía popular. Y que nos sumió a todos, durante unos días, en el sobresalto.

El mal uso. El uso abusivo de la imagen

Y no digamos, del uso abusivo de la imagen, con fines publicitarios. Como el que hizo, recientemente, una conocida compañía aérea, del Presidente del Gobierno español y de su Majestad la Reina de España.


Lady Di, en el coche momentos antes del accidente de Paris

Lady Diana de Gales

Uno de los casos, de los que más tuvieron repercusión, por su relevancia social, fue el
trágico accidente de la princesa Lady Diana de Gales.

Todavía, en el mes de noviembre del año 1999, la Corte Suprema de Justicia Francesa,
dio la razón a los periodistas gráficos, especializados en la denominada prensa rosa o
del corazón, por considerar que habían cumplido con su trabajo.

En el fallo, de la Corte Suprema, quedó demostrado, de una manera fehaciente, que el
accidente se produjo porque el conductor del automóvil iba bebido y conducía con exceso de velocidad.

Los mirones

Como todos recordamos, las primeras personas que acudieron al lugar del siniestro fueron los profesionales. Y varias personas, que no pintaban allí nada, permanecieron de mirones. Mientras bomberos, médicos y periodistas gráficos estaban trabajando.

El efecto mas inmediato del hecho fue, que una gran masa de lectores, se precipitaron a los kioscos de prensa y dispararon los índices de audiencia, de las televisiones de todo el mundo.

Las autoridades requisaron los rollos fotográficos. Imágenes falsas en la Red.

Asimismo, las autoridades francesas requisaron los carretes fotográficos impresionados de los profesionales. Y los directores de los medios de comunicación, de todo el planeta, se abstuvieron de publicarlas, temerosos de la reacción del público lector, ante el histerismo colectivo generado.

Pero, los lectores, ávidos de imágenes, descubrieron que en la Red, un ínter nauta, facilitaba imágenes del hecho. Imágenes, que posteriormente, se demostraron ser falsas, pero que bloquearon el servidor, durante varios días.

El retrato o la complicidad entre el periodista y el retratado

A la gente, le gusta ser recordada, como personalidades vivas, determinadas. Desean que se perciba su personalidad tras el rostro, y que ésta, sea agradable.

El retrato, es uno de los pilares básicos, en donde se sustentan los cimientos del periodismo gráfico. Hasta hace muy poco, en España, era impensable, que el retrato no fuera producto de una instantánea.
Con la potenciación de los suplementos de fin de semana, que comenzaron a hacer periodismo de revista, se produjo un cambio radical.
Los editores gráficos de estos suplementos, comenzaron a exigir tener, en las mesas de sus despachos, retratos que estuvieran elaborados, cuidados, maquillados, preparados, e incluso, consensuados.

Durante un buen período de tiempo, esto trastocó los planes de los que manejaban la publicidad. Hasta ahora, los publicistas, deseaban diferenciar sus imágenes, por aquello del impacto del mensaje, del resto de las que aparecían en los medios de comunicación. Frente, digamos, al desorden de las instantáneas, faltas de uniformidad, ellos contraponían la belleza de sus imágenes equilibradas.


Benetton, publicidad

Los expertos en lenguaje publicitario contraatacaron, descubriendo el valor y el dinamismo de la instantánea, de la credibilidad y el tratamiento vivo de la fotografía de prensa.

El retrato de la persona a fotografiar exige igualmente, al periodista, que le proporcione una imagen buena y bella, de cómo ella se ve a si misma. Normalmente, los retratados, creen saber la forma en que salen mejor. Y piensa de antemano, cómo y en qué forma, deben posar, para obtener unos buenos resultados. En esto, fotógrafo y fotografiado, no suelen estar de acuerdo. Pero, lamentablemente, la instantánea del retrato en España, ha dado paso a la sesión en un estudio, preparada y concertada.

La participación del personaje. Todos formamos parte del paisaje

En ocasiones, el sujeto a fotografiar, aunque casi nunca es consciente de ello, participa en la consecución de la información. Es el caso, de un hecho histórico, de gran interés social, del que sólo él es el protagonista y facilita la fotografía. Y la labor del fotoperiodista se reduce a trasmitir la escena, nunca a crear el personaje.

En países, como los Estados Unidos de América, las personas son muy celosas de su imagen. Y los tratados, de las principales culturas orientales, incluso advierten, que la cámara oscura, que tienen las cámaras fotográficas, captan parte de la esencia del alma en cada instantánea y se pierde parte de la propia vida en cada disparo. Habitualmente, los periodistas gráficos estadounidenses, llevan consigo, un inmenso taco de formularios, para solicitar el consentimiento de la persona a fotografiar.

En España, no llegamos afortunadamente a esos extremos. Está regulado por la Constitución de 1978. Y por la ley del Derecho a la Protección Civil, del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen, de 1982.

Concretamente su artículo octavo, apartado segundo:
No impedirá su captación, reproducción, o publicación por cualquier medio, cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad pública. Y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público. Tampoco, cuando la información gráfica sobre un suceso o acontecimiento público, cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria.

Por lo tanto, una vez que cruzamos el umbral, de la puerta de salida de nuestro domicilio, todos, formamos parte del paisaje.

No es cierto que la fotografía vale mas que mil palabras. La ventaja del lenguaje fotográfico sobre otros lenguajes, es el impacto visual que produce al lector.

domingo, 5 de julio de 2009

BICICLOS SIN MOTOR



La conversación
Conversación con la atenta funcionaria de turno del Ayuntamiento, del Adjuntament, del Concello.
-Verá, me he comprado recientemente una bicicleta de paseo. Pequeña. De esas, para circular por la ciudad.
-¿Cómo las que ofertan el diario El País o el Abc?.
-Efectivamente. De esas plegables, que se pueden llevar a cualquier parte.
-Las conozco. Me llamará entonces, para preguntar sobre la seguridad vial.
-Si. Es Vd. Muy amable. Tengo ya cierta edad, aunque un espíritu joven. Y como bien sabe, lamentablemente, no tenemos una cultura arraigada en nuestro país en el uso bicicleta, como medio de transporte en las grandes ciudades. Cosa que si ocurre en los países de nuestro entorno europeo.
Como conoce, el anterior alcalde de la ciudad de Londres, el laborista Ken Livingstone, se trasladaba desde su domicilio al ayuntamiento, en su bicicleta.
Y lo peligroso que supone, en ciudades como Barcelona o Madrid, competir con los vehículos a motor y motorizados. Y no querría poner en peligro mi físico. Ni tampoco, claro, el de los viandantes.
-Le entiendo perfectamente. Le leo, -dijo, mientras consultaba un libro bien gordo, como el de Pepete, sobre la normativa de circulación:
Los biciclos sin motor, de tracción humana, esto incluye los voluminosos coches de los niños de ahora, a tres o cuatro ruedas, -me dijo, pueden, siempre que no haya un carril habilitado para ello, circular por las aceras. Siempre que éstas tengan una longitud mínima de tres metros.
-Me alegra oírlo. Pero lamentablemente, en Madrid, en donde resido habitualmente, la mayoría de las aceras, no llegan a esa longitud.
-Eso no es culpa suya. Le leo la normativa: Las ciudades y capitales de provincia, de una población de mas de dos millones y medio de habitantes, están obligados a tener una superficie peatonal de mas de tres metros, para el tránsito de ciudadanos y biciclos sin motor. Por lo que la ciudad que no disponga de ellas, incumple la normativa.
-De lo que se entera uno.
-Pues si. La ley está para que se cumpla. Y es muy clara en ese sentido.
Vaya pues Vd. tranquilo. Eso si, despacio. Aunque no creo que con una bicicleta de paseo, pequeña, plegable, pueda ir Vd. muy deprisa. Con mucho cuidado, para no hacerse daño, ni tampoco atropellar a los despistados viandantes. Y provisto, por favor, de un buen timbre. Y nadie podrá decirle nada.
- Muchísimas gracias por la información. Ha sido Vd. muy amable. Así lo haré.